EFEMadrid

El nuevo número 3 de la Guardia Civil, el general de brigada Félix Blázquez, que sustituye al destituido teniente general Fernando Santafé, no tuvo relación directa con un agente del puesto alavés de Llodio que interpuso una denuncia por un presunto caso de acoso laboral en 2015 tras ser expedientado en tres ocasiones.

Según han informado a Efe fuentes de la Guardia Civil, Blázquez forma parte de la cadena de mando que ha sido llamada a declarar por estos hechos ante el Juzgado Togado Militar Central número 1 de Madrid por tratarse del general de la Zona y, por tanto, a quien correspondía la potestad disciplinaria en caso de faltas graves.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), cuyos servicios jurídicos representan al denunciante, revelaba este viernes que el nuevo número 3 estaba incurso en ese procedimiento y anunciaba que "deberá declarar como denunciado junto a dos comandantes, un capitán, un teniente y un cabo primero, todos ellos pertenecientes a diferentes unidades de la Comandancia de Álava".

Las fuentes de la Guardia Civil precisan que Blázquez figura en la denuncia por tratarse del General de Zona, a quien corresponde firmar los expedientes disciplinarios, por lo que han explicado que para "garantizar sus derechos" asistirá acompañado de un abogado.

Esta circunstancia, ha llevado a la AUGC a discrepar de que su nombramiento se deba "a criterios razonables de renovación", a tenor de que no se hayan "evaluado situaciones como la que se describen" y critica que se nombre "para esta alta responsabilidad a quien, respetando la presunción de inocencia, está sometido a una imputación por hecho que pudieran merecer un grave reproche penal".