EFEPamplona

El pacto del PSN y Geroa Bai para que el nacionalista Unai Hualde presida el Parlamento de Navarra allana las negociaciones para un gobierno encabezado por la socialista María Chivite, que para ser investida necesitaría de la abstención de EH Bildu, que ha logrado hoy una secretaría en la mesa de la Cámara.

Unai Hualde, presidente del PNV en Navarra, ha sido elegido con los 30 votos de su grupo, el PSN, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, lo que ha levantado suspicacias en la coalición Navarra Suma, fuerza mayoritaria en la Cámara con 20 de los 50 escaños, sobre la existencia de otro pacto para la formación del Gobierno Foral.

Tras la sesión constitutiva del Parlamento de Navarra, portavoces de los grupos que han avalado la elección de Hualde se felicitaban de que la Mesa de la Cámara no tuviera una "mayoría conservadora" que pudiera afectar a la acción de un futuro Gobierno, mientras que Navarra Suma (UPN, Ciudadanos y PP) anunciaba que lo sucedido puede afectar a la investidura de Pedro Sánchez.

Las fuerzas de Navarra Suma (UPN, Ciudadanos y PP) han interpretado lo sucedido como un anticipo de un acuerdo de esos mismos grupos para la formación del Gobierno de Navarra y la elección de la socialista María Chivite como presidenta.

En ese sentido, la portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado que lo sucedido es el "preludio" de un Gobierno de nacionalistas y socialistas en Navarra, algo que cree que es "una infamia", y ha opinado que el PSN-PSOE "debería recapacitar".

El líder del PP, Pablo Casado, ha criticado en Twitter lo que considera un "primer pago" a los independentistas y una "traición" de los socialistas, lo que demuestra a su juicio que tanto en Navarra como en toda España el presidente en funciones, Pedro Sánchez, está "dispuesto a ceder cualquier cosa para seguir en el Gobierno".

También el cabeza de lista de Navarra Suma y presidente de UPN, Javier Esparza, ha entendido que lo sucedido evidencia que "hay un acuerdo entre el PSN y EH Bildu" y eso, ha apuntado, puede tener consecuencias en la postura de los diputados regionalistas ante la investidura de Pedro Sánchez.

Una lectura muy diferente ha hecho el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, quien ha asegurado que su partido ha sido "fiel a su palabra" de no negociar con EH Bildu ni votar a Navarra Suma, y con estas mismas premisas, ha añadido, ahora quieren la presidencia del Gobierno de Navarra.

Los representantes de Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra han opinado que éste es un primer paso para la formación de un Gobierno en Navarra, aunque EH Bildu les ha recordado que, sin sentarse a hablar con ellos, no será posible.

La sesión, que ha despertado una gran expectación entre los medios de comunicación y la clase política, que ha llenado el espacio destinado al público, se ha iniciado sin acuerdo entre el PSN y Geroa Bai para la constitución de la Mesa.

Por ello, se han presentado tres candidatos a la presidencia del Parlamento: Iñaki Iriarte, de Navarra Suma, Unai Hualde, de Geroa Bai, e Inmaculada Jurío, del PSN. Ninguno ha obtenido mayoría absoluta en la primera votación y han pasado a la segunda, en la que bastaba mayoría simple, Iriarte y Hualde.

Tras un largo receso, en lo que para muchos era una sorpresa final y para Navarra Suma "un teatro perfectamente orquestado", Iriarte obtenía en la segunda votación 20 votos, los de Navarra Suma, y Hualde salía elegido con el apoyo del resto de partidos.

De esta forma, Hualde, presidente del PNV en Navarra, lograba en la segunda votación una mayoría absoluta que no había logrado en la primera.

Las dos secretarías de la Cámara han sido ocupadas por el regionalista Juan Luis Sánchez de Muniáin, de Navarra Suma, y Maiorga Ramírez, de EH Bildu, quien al igual que Hualde ocupó también un puesto en este órgano la pasada legislatura. La tercera candidata, la socialista Ainhoa Unzu, solo ha sido apoyada por su grupo y ha habido dos votos en blanco de Podemos.

Los grupos que han apoyado a Hualde han acordado ampliar la Mesa de cinco miembros a siete, para dar un puesto más al PSN y permitir la entrada de Podemos, lo que se hará mediante una resolución que tendrá que ser estudiada por los servicios jurídicos y después validada por la nueva Junta de Portavoces.