EFEPlaya de Santiago (La Gomera)

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha afirmado este viernes que resulta "intolerable" y "humillante" que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya "vetado" la entrada al rey a Cataluña para la entrega de los despachos a los nueves jueces.

En declaraciones realizadas tras reunirse en La Gomera junco con el líder de su partido, Pablo Casado, con el sector turístico canario, García Egea ha opinado que, por mucho que Sánchez "quiera aferrarse al sillón", el precio paga para salgan los próximos presupuestos generales del Estado es "altísimo" y "absolutamente ningún gobernante debería pagarlo jamás".

A su juicio, el Gobierno está demostrando que quiere "atacar" a todas las instituciones "que les impiden a desguazar al país".

"Primero atacaron al PP, luego a los jueces, siguieron esta semana con los fiscales y ahora se han atrevido incluso a atacar la institución que representa el rey”, ha denunciado.

Por todo ello, Egea ha querido preguntarle a Pedro Sánchez si a partir de ahora, bajo su Gobierno, solo van a dejar entrar en Cataluña a aquellos que tengan el visto bueno "de sus socios independentistas", aquellos "que no molesten" a Gabriel Rufián (ERC) y Arnaldo Otegi (Bildu). "Nos negamos a ello", ha remarcado.

Desde el PP han querido, además, unirse al "pesar" del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, porque consideran que, entre el rey y Esquerra Republicana, "Pedro Sánchez ha elegido a Rufián y Junqueras".

"Lamentable que esto venga de la mano de un presidente", ha continuado.

García Egea ha insistido en que la ausencia del jefe del Estado ha supuesto una "humillación", no solo al poder judicial, sino a todos los españoles, jueces y fiscales de España.

El secretario general del PP ha querido dejar claro, además, que mientras su partido se dedica a hablar de empleo, economía, pensiones y educación, el PSOE solo se preocupa por "las cesiones y las concesiones"; es decir, "de todo lo que preocupa a Gabriel Rufián y Arnaldo Otegi, y a todos los que no siguen con interés lo que ocurre en España porque su interés es acabar con ella", ha concluido.