EFEBarcelona

El PP catalán ha perdido ocho escaños -al pasar de 19 a 11 - en las elecciones catalanas de hoy, un resultado que el candidato del PPC a la Generalitat, Xavier García Albiol, ha admitido que no era "bueno" ni el "esperado", si bien se ha aferrado a la derrota en votos del bloque independentista.

En una comparecencia ante la prensa para valorar los resultados, Albiol ha resaltado que quienes planteaban estos comicios catalanes como un plebiscito "han fracasado", que las urnas han evidenciado que "una mayoría de los catalanes no están por la fractura" y ha reiterado su oferta de formar "una alternativa" ante aquellos que pretenden "romper Cataluña del resto de España".

El apoyo registrado hoy en las urnas por el PP catalán supone una mejora respecto a las municipales de mayo, pero es el segundo peor resultado del PP en unas autonómicas catalanas -el peor fue en 1992, con 7 diputados-, y se sitúa a poca distancia del logrado en 1999, cuando sumaron 12 escaños (9,51 % de los votos).

"Los resultados no son los que esperábamos, y por tanto no podemos estar satisfechos", ha admitido Albiol, que no obstante ha recordado que poco antes de ser elegido candidato las encuestas daban al PP catalán seis o siete diputados.

En cualquier caso, Albiol se ha centrado en remarcar que las urnas han demostrado que "hay más hombres y mujeres que no quieren la ruptura y que no quieren que nadie inicie un proceso para separar Cataluña del resto de España", y se ha mostrado confiado en que a partir de mañana "impere el sentido común" y el próximo gobierno catalán se centre en resolver los problemas de los catalanes.

"Una mayoría de los catalanes no estamos por la fractura, por la división y aquellos que plantearon las elecciones como un plebiscito han fracasado", ha sentenciado Albiol desde el hotel de Barcelona donde ha comparecido para valorar los resultados.

El exalcalde de Badalona, que fue elegido a finales de julio para sustituir como candidato a la Generalitat a Alícia Sánchez-Camacho, ha asegurado que hace cinco años que el presidente catalán, Artur Mas, creó una "deriva de inestabilidad política y social" que ha acabado con tres convocatorias electorales, y se ha preguntado si ha "merecido la pena" dividir a la sociedad.

Asimismo, Albiol también ha resaltado que, por primera vez en unas elecciones autonómicas catalanas, CiU y ERC -que en estos comicios concurrían agrupados en Junts Pel Sí, aunque sin UDC- no suman mayoría absoluta en el Parlamento catalán.