EFEMadrid

El PP ha recortado su distancia con el PSOE en casi tres puntos hasta los 6,4 puntos de diferencia coincidiendo con la escalada sin precedentes del precio de la luz, la convención del partido liderado por Pablo Casado y en vísperas del Congreso Federal de los socialistas, según el último barómetro del CIS.

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, elaborada entre el 1 y el 13 de octubre, concede al PSOE una estimación de voto del 28,5 ciento frente al 29,6 de septiembre, y a los 'populares' un 22,1 por ciento, 1,6 puntos más que hace un mes.

El alza del PP lleva aparejada una caída de Vox, que pierde medio punto y se queda en el 13,2 por ciento, justo lo contrario de lo que sucede a Unidas Podemos, el socio del PSOE en el Gobierno de coalición, que escala cinco décimas hasta el 11,8 por ciento de los sufragios.

Ciudadanos no remonta y también cae medio punto y se queda con el 6,0 por ciento de estimación de voto, mientras que ERC sería la sexta fuerza más votada del Congreso, con el 3,1 por ciento de los votos.

Más País-Compromís obtendría el 3,0 por ciento, y ya a más distancia se situaría JxCat, con el 1,6; una décima más que el PACMA, un partido que no cuenta con representación parlamentaria y que se quedaría con el 1,5 por ciento.

En cuanto a la nota que los ciudadanos ponen al Gobierno, la ministra de Defensa, Margarita Robles, sigue siendo la integrante del Ejecutivo mejor valorada, con una nota media de 5,5 puntos, y es la única junto a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, que alcanza el aprobado.

El caso de Yolanda Díaz es peculiar, porque la encuesta del CIS pulsa también la opinión ciudadana respecto a los principales líderes políticos, y en esta tabla -donde figura como dirigente de Unidas Podemos en lugar de Ione Belarra- no llega al aprobado y se queda con 4,8 puntos de media.

Esta puntuación, no obstante, la sitúa como la política más valorada por encima del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque ninguno de los cinco sometidos a escrutinio llega al aprobado.

Después de Díaz le sigue Pedro Sánchez, con 4,4 puntos, dos décimas menos que en el barómetro de septiembre, y el líder de Más País, Íñigo Errejón, que repite su 4,2 sobre diez.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, saca 3,7 puntos, el líder del PP, Pablo Casado, sube una décima y obtiene 3,5, y el de Vox, Santiago Abascal, conserva el último puesto, con 2,8 puntos.

Como viene siendo habitual en los últimas sondeos, el instituto que preside José Félix Tezanos ha preguntado también por la gestión de la pandemia.

El 48,9 por ciento de los españoles cree que habría que obligar a todo el mundo a vacunarse ante el riesgo de contagio de coronavirus, frente a un 24,6 que considera que no habría que obligar a nadie a inyectarse el suero.

Entre los que condicionan la vacunación a según qué casos, el 63,7 por ciento estaría a favor de vacunar al personal sanitario, al que trabaja en residencias de mayores y a aquellos que tienen relaciones profesionales directas con el público en general.

Respecto a medidas concretas de control de la enfermedad, el 65,9 por ciento es partidario de "continuar como estamos" mientras que un 20,2 considera conveniente tomar "medidas más exigentes".

De forma paralela, la preocupación por la pandemia ha caído al sexto lugar en la relación de principales problemas ciudadanos del último barómetro, con un porcentaje del 14,9 por ciento, diez puntos menos que en septiembre, en una lista donde el paro sigue figurando como la mayor inquietud, con un 45,4 por ciento.

Por otro lado, y diez años después de la desaparición de ETA, nueve de cada diez españoles ven "positivo" o "muy positivo" el fin de la banda terrorista y solo el 3,7 por ciento lo ha calificado de negativo.