EFEMadrid

El primer ministro belga, Alexander de Croo, ha respaldado este lunes el "compromiso y el valor" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para intentar solucionar mediante el diálogo político la situación en Cataluña.

Sánchez y Alexander de Croo se han reunido este lunes en el Palacio de la Moncloa en la primera visita oficial a España de un primer ministro belga en diez años y durante la que ambos han visitado las instalaciones de la empresa Indra.

En una comparecencia conjunta ante los periodistas al término de su encuentro, De Croo ha reconocido que ambos países han tenido diferencias en el pasado que ha dado por superadas y que cree que han reforzado la relación bilateral.

Se ha referido directamente a la situación en Cataluña para hacer hincapié en que los dos países tienen que abordar cuestiones territoriales debido a que cuentan con "una gran riqueza en su diversidad".

"Creo en el diálogo que se rija por las normas", ha añadido antes de precisar que la democracia no tiene que ver únicamente con la mayoría ya que cree que cuando mejor funciona es cuando se defiende a las minorías.

Aunque ha reconocido que no se trata de una cuestión fácil, ha recalcado que hay que interpretar la diversidad como una fortaleza y eso cree que es lo que ocurre con una democracia "fuerte" como España.

"El único camino correcto es el diálogo político. Por eso admiro mucho tu compromiso y tu valor para comprometerte con un diálogo político (en Cataluña) de manera muy profesional tal y como estás haciendo", ha subrayado De Croo dirigiéndose a Sánchez y al que ha elogiado por su "liderazgo muy claro" en este asunto.

Los dos jefes de Gobierno han destacado los lazos que unen a España y Bélgica y sus intereses comunes en la Unión Europea, en cuyo contexto, el primer ministro belga ha respaldado también la iniciativa de España para abordar de forma prioritaria en las instituciones europeas el problema planteado con los elevados precios de la energía.

Sánchez ha destacado que los dos países comparten los valores de libertad e igualdad, la democracia y el estado de derecho y ha asegurado que existe una "confianza recíproca".

Una confianza que ha afirmado que permitirá profundizar aún más en la colaboración ante asuntos de interés común en Europa como es lograr que tenga una mayor autonomía estratégica, el pacto migratorio, los precios de la energía y la lucha contra el cambio climático.

Por su parte, el primer ministro belga se ha referido también al problema planteado por Polonia al considerar que su legislación está por encima de la europea y ha advertido de que eso puede socavar el tejido de la UE.

"Si no estamos de acuerdo en quién es el árbitro es muy difícil jugar un partido juntos", ha advertido para añadir que la Comisión Europea es "la guardiana de los tratados y debe desempeñar ese papel".

Por todo ello, ha confiado en que se pueda avanzar en una solución en el Consejo Europeo de esta semana en Bruselas.