EFEGavà (Barcelona)

El PSC ha reafirmado este domingo su apuesta por explorar la vía dialogada entre Gobierno y Generalitat para superar el conflicto político catalán y, en este sentido, su líder en el Parlament, Salvador Illa, ha asegurado que "el diálogo en Cataluña no se va a romper" porque "es lo que queremos los catalanes".

Así se ha expresado Illa en la tradicional Fiesta de la Rosa de los socialistas catalanes, que se ha vuelto a celebrar este año en Gavà (Barcelona) tras suspenderse men 2020 a causa de la pandemia.

Al parlamento de Salvador Illa se han sumado los del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; y la alcaldesa de Gavà, Gemma Badia, que sustituyó a Sánchez cuando fue nombrada ministra el pasado julio.

El líder del PSC en el Parlament, que en diciembre asumirá también el liderazgo del partido al reemplazar a Iceta, ha señalado: "El diálogo en Cataluña no se va a romper. Nadie lo va a romper, porque es lo que queremos los catalanes".

Acto seguido, en clara alusión al expresidente Carles Puigdemont, ahora en libertad tras pasar la noche del viernes al sábado en una cárcel italiana, ha añadido que "nadie, ni en Cataluña, ni en España ni en Europa, está por encima de la ley: nadie, nadie, nadie".

Illa, que ha abogado asimismo, como suele ser habitual, por "un diálogo entre catalanes", también ha defendido, en respuesta a unas palabras de Puigdemont, que "la secuencia es sencilla", de modo que primero se inicia "un diálogo, para abrir una negociación, para llegar a acuerdos".

"Se aprende fácil, es cuestión de repetirlo tres veces", ha ironizado Illa, después de que Puigdemont indicara ayer sábado desde Italia que en la "mesa de negociación" entre el gobierno catalán y español él ve "diálogo" pero no "negociación".

En sentido parecido se ha pronunciado Iceta, quien ha advertido que "lo contrario" al diálogo es el "conflicto": "¿O es que hay otro camino posible?", se ha preguntado.

El ministro ha admitido que "defender el diálogo es incómodo" porque, aunque puede que tenga más partidarios que detractores, quienes se muestran a favor "no se hacen oír tanto".

Sánchez, a su vez, ha dicho que los socialistas son "capaces de escuchar a todo el mundo", mientras que "los independentistas, la derecha, excluyen a la mitad del país, son sectarios".

"Nosotros somos los que tendemos la mano, defendemos el diálogo. No nos vamos a embarrar en defender lo imposible, trabajaremos para hacer posible lo que realmente es posible", ha añadido la ministra.

Ha pedido así "cerrar esta etapa tan gris y triste" y aprovechar que "una parte muy importante del independentismo está rechazando la vía unilateral" para "cerrar heridas".

Esta Fiesta de la Rosa también ha sido la última con Iceta todavía como primer secretario del PSC, puesto que desde diciembre este puesto lo ocupará Illa.

A juicio de Iceta, su sucesor es "un hombre tranquilo que se ha ganado el respeto" de los catalanes y que, incluso quienes no le votan, reconocen que es "una persona clave en este momento difícil".

Ha sostenido que Illa está destinado a ser presidente de la Generalitat y ha dicho que le cede el cargo de primer secretario no por "generosidad" sino por "responsabilidad" hacia el partido.

Salvador Illa, a su vez, ha subrayado que bajo el liderazgo de Iceta el PSC "vuelve a ser hoy el primer partido de Cataluña", una comunidad que "quiere girar página y abrir un tiempo nuevo".

Este tiempo nuevo pasa por "decir la verdad, reconocer las cosas, tener el valor de explicar a la ciudadanía las cosas tal como están", ha señalado.

Illa también se ha referido a los altercados que han tenido lugar durante dos noches seguidas en Barcelona y ha mostrado su "apoyo sin reservas" a los agentes del orden.

Al tiempo, ha expresado su deseo de que el socialdemócrata Olaf Scholz gane las elecciones alemanas que se celebran este domingo.