EFEBarcelona

La portavoz de PSC-Units en el Parlament, Alícia Romero, ha afirmado este martes que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, busca "excusas" para evitar tener que saludar al rey en su visita de esta semana a Barcelona, una actitud que ha definido como "otro caso de postureo" del president.

Aragonès explicó este lunes que no coincidirá con el rey el próximo jueves en Barcelona, en la inauguración del Salón del Automóvil, al tener una sesión plenaria en el Parlament, aunque sí habrá una "representación institucional del Govern" en el evento.

El rey y el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, participarán a las 14:30 horas en un almuerzo con los organizadores de la feria y, a las 16:30 horas, la inaugurarán con un recorrido por algunos de los expositores instalados en la Fira de Barcelona, en Montjuïc.

Justamente, a partir de las 16:00 horas del jueves el Parlament iniciará el debate y votación de las propuestas de resolución del debate de política general, una cita que según Romero no es incompatible con ir a saludar al rey.

En declaraciones a La 2 y Ràdio 4, Romero ha explicado que el líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, sí acudirá al Salón del Automóvil y, "seguramente", Aragonès "también podría ir", pero "ahora quizá no le conviene que lo vean con el rey".

"Me parece un poco sorprendente que siempre encuentre excusas", ha añadido Romero, que también se ha referido a la situación del expresident Carles Puigdemont, detenido el pasado jueves en Cerdeña (Italia) y puesto en libertad al cabo de 24 horas.

Según Romero, en algún momento Puigdemont deberá "responder ante la Justicia" española como cualquiera que se "salta la ley", y no hacerlo representa un "acto de irresponsabilidad".

La solución, a su juicio, no puede ser una ley de amnistía que "no genera suficientes consensos" en la sociedad catalana.

A su entender, Aragonès "debería sentarse con todas las fuerzas políticas catalanas y ver qué es aquello que nos une" porque de lo contrario irá a la mesa de diálogo representando "a la mitad de los catalanes".

Preguntada por unas declaraciones de Aragonès en las que definía la mesa de diálogo como un espacio de negociación "entre dos países", Romero ha puntualizado que "depende de qué significado se le dé a dos países" y ha remarcado que quienes se sientan a dialogar son "dos gobiernos", el de la Generalitat y el del Estado.

"Cataluña es una nación, en esto estamos de acuerdo, pero no somos un Estado", ha señalado.

A pocas horas del inicio del debate de política general en el Parlament, Romero espera "poco" del discurso de Aragonès, de quien ha dicho que "no está fuerte y no tiene un Govern cohesionado".