EFEMadrid

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha negado que su partido tenga "socios de primera o de segunda" para sacar adelante los presupuestos generales del Estado de 2022, que están negociando "casi a contra reloj para que lleguen pronto, bien y con el mayor consenso posible" al Congreso de los Diputados.

"Nos gustaría que todos los partidos políticos se sentaran a negociar, no tenemos socios de primera o de segunda, ojalá todos se quisieran sentar", ha dicho en rueda de prensa tras la reunión de la Comisión Permanente de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, preguntada sobre si la detención de Carles Puigdemont supone la confirmación de ERC como interlocutor principal para negociar los presupuestos frente a JxCat, partido del expresidente catalán.

Lastra ha señalado que el PSOE ha convocado mesas de negociación con todos los partidos políticos sobre presupuestos, aunque hay formaciones que "se quieren sentar y negociar" y otras que no.

"Ojalá todos se quisieran sentar (...) son los presupuestos de la recuperación y tienen que ser de todos", ha añadido.

Sobre la petición de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unidas Podemos), quien exigió que los futuros presupuestos incluyan un tipo mínimo efectivo del 15 % en el impuesto de sociedades, ha comentado que "debates hay muchos pero lo importante es que haya acuerdos".

El calendario presupuestario, por el momento, se mantiene en la intención de aprobar el proyecto presupuestario en el Consejo de Ministros del 28 de septiembre o el 5 de octubre, para lo que será necesario un acuerdo previo entre los socios de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, que ambas partes se muestran convencidas de que se va a alcanzar.

De hecho, Lastra ha subrayado que "ya se están ultimando" los presupuestos, pero ha señalado que no le compete a ella anunciar acuerdos al respecto, sino a los miembros del Gobierno.

"Serán unos buenos presupuestos generales del Estado que van a incidir en esa recuperación justa, en eso está trabajando este partido y el Gobierno socialista", ha asegurado.

Por otro lado, respecto a las negociaciones con Unidas Podemos sobre la nueva Ley de Vivienda, ha comentado que siguen las reuniones, y aunque "a veces llegar a acuerdos es dificultoso", la finalidad "merece la pena".