EFEMadrid

La dirección del PSOE ha acogido con desdén la decisión de Cs de no llegar a ningún pacto postelectoral con Pedro Sánchez ni con el PSOE: "Ellos sabrán si se sienten más cómodos con los socialdemócratas o con los ultraderechistas", ha dicho el ministro de Fomento y secretario de Organización, Jose Luis Ábalos.

En una rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva federal, Ábalos ha asegurado que los socialistas no están "pensando en pactos" poselectorales, porque aspiran a conseguir una "mayoría netamente socialista" capaz de sustentar a un "Gobierno monocolor" tras los comicios del 28 de abril.

"No estamos pensando en pactos, sino en configurar un proyecto nítidamente socialista, como fue la composición del Gobierno y son las propuestas que ha ido aprobando", ha afirmado.

Convencidos de que cuentan con el "magnífico aval" de sus ocho meses de gobierno, los socialistas confían en ganar las elecciones, como apuntan por el momento diversas encuestas "dispares", y creen que corresponde a Cs explicar por qué "le pone de los nervios pactar con socialdemócratas", mientras que "con la extrema derecha les cuesta menos".

Preguntado por si los socialistas están dispuestos a reconducir su relación con el partido de Albert Rivera, Ábalos ha insistido en que "se tienen que aclarar ellos" y en que "esa pregunta es para ellos".

"Los tienen que decidir ellos. Se tienen que ubicar", ha señalado el dirigente socialista, que ha recordado cómo los de Rivera pasaron en poco tiempo de declararse socialdemócratas a liberales.

"Le costo más al PCE renunciar al leninismo que a ellos dejar de ser socialdemócratas", ha reprochado Ábalos, para quien Cs "entre el discurso y las compañías que tienen, de liberales tienen poco".

Además, ha avisado a Rivera, sobre su veto a Sánchez, que cuando alguien "quiere hablar, tiene que respetar y dejar al PSOE que tenga al dirigente que quiera y que en nuestro caso elegimos democráticamente".

Respecto al PP se ha quejado de que "en un tono cada vez más zafio" sus dirigentes continúen con el discurso de "váyase", es decir, alimentando una "cultura de la expulsión" a la que el PSOE contrapone una oferta electoral destinada a "recuperar" e "integrar" a todos.

Con la sensación también de que van a experimentar una "mejoría en Cataluña", debido a la "comprensión" de los catalanes con el intento de diálogo que hizo el Ejecutivo con la Generalitat, Ábalos ha hecho hincapié en que ve a su partido "más movilizado que nunca", con un "relato nítido" y un sentimiento predominante de haber hecho un "buen trabajo" durante los últimos ocho meses.

Frente a ellos ha situado a los que por "intereses espúreos" han bloqueado los presupuestos.