EFEVigo

Felipe VI ha sido muy aclamado este martes en Vigo, en su primer viaje oficial después de reunirse durante once horas este lunes con su padre, y, mientras en la ciudad gallega el recibimiento ha sido con "vivas" al rey, en Madrid el Gobierno ha vuelto a reprochar la conducta el emérito en su estancia en Galicia.

El monarca, con una apretada agenda que inició con la inauguración de la Ciudad de la Justicia y concluyó con la apertura de la octava edición de Navalia, la feria internacional de la industria naval, ha sido flexible con el protocolo y, sonriente, ha saludado, besado y abrazado a todo aquel que ha querido, entre aplausos y elogios varios como "qué guapo", "qué amable" y "encantador".

Una de las más efusivas fue una mujer que, tras fotografiarse con Juan Carlos I y ahora con su hijo, todo en menos de una semana, ha dicho sentirse en "juego de tronos".

Entre el fervor popular, hubo dos preguntas no atendidas, quizá ni siquiera escuchadas por Felipe VI, sobre la reunión de once horas mantenida este lunes con Juan Carlos I, de nuevo en Abu Dabi donde fijó su exilio voluntario hace 21 meses; y acerca del estado de su madre, la reina Sofía, que se infectó de covid-19.

A las tres de la tarde, cuando Felipe VI ya había concluido con todos sus actos, entre los que incluyó una reunión con los familiares de los fallecidos en el naufragio del Villa de Pitanxo, se despidió en el Instituto Ferial de Vigo (Ifevi), donde se celebra Navalia, de los compañeros de prensa allí congregados alzando la mano.

El presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, que lo acompañó en la primera de sus paradas, ha contado a los medios de comunicación que ha visto "estupendamente" al rey Felipe VI y ha evitado pronunciarse sobre el viaje a España de su padre, Juan Carlos I.

Lesmes ha sorteado esta pregunta de los informadores con un "bueno, yo creo que esa cuestión..." y, al ser consultado por si de manera informal han podido hablar del encuentro en el Palacio de la Zarzuela, ha contestado que "no" y que "no era oportuno".

Se ha centrado por tanto Lesmes en comentar que ha visto al monarca "estupendamente" y en compartir que en los actos judiciales Felipe VI "se muestra siempre muy a gusto".

La expectación mediática era grande en la ciudad después de una estancia de Juan Carlos I de tres días y cuatro noches en Sanxenxo (Pontevedra) y uno en Madrid antes de regresar al emirato.

Mientras esto ocurría en Galicia, en Madrid la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha afirmado que “la inmensa mayoría de los españoles” considera que las conductas que ha tenido el rey Juan Carlos en los últimos tiempos “no son ejemplares” y comparte que dé explicaciones públicas sobre ellas.

Rodríguez ha reiterado que don Juan Carlos ha perdido “una buena oportunidad” para “rectificar” y haber rendido cuentas.

La portavoz ha lanzado este mensaje durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa.

A la pregunta de cuáles son las explicaciones que debería dar el anterior jefe del Estado, Rodríguez ha contestado: “Podría responderla cualquier español o española. Ha quedado constatado que el rey emérito tuvo conductas poco ejemplares”.

“Creemos que una persona que ha ocupado la Jefatura del Estado y a la que el pueblo español ha valorado siempre en su desempeño, durante ese momento merecería de la explicación de esas conductas que no resultaron ejemplares y en las que no nos reconocemos la inmensa mayoría de los españoles”, ha proseguido.

La Casa del Rey emitió un breve comunicado sobre la visita de Juan Carlos I a la Zarzuela y la reunión con Felipe VI, sin entrar en detalles del contenido de la charla, etiquetada de privada.