EFEZaragoza

La Academia General Militar (AGM) de Zaragoza ha celebrado hoy la entrega de los reales despachos a 286 nuevos oficiales del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil que han acabado su formación en un acto presidido por el Rey Felipe VI.

A las 12.00 horas, el himno nacional y los cañones han resonado en el Patio de Armas de la AGM para recibir al Rey, quien ha pasado revista a las tropas que hoy lucían su primer empleo militar efectivo.

Posteriormente, Don Felipe ha saludo a las autoridades regionales y locales que han asistido a la entrega de despachos, entre ellas el presidente de Aragón, Javier Lambán, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez; la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, y el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral.

Este curso, un total de 286 nuevos oficiales del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil, 23 mujeres y 263 hombres, han recibido los reales despachos, entre ellos cuatro alumnos extranjeros procedentes de Jordania, Tailandia, Corea y Perú.

Durante el encuentro, los seis alumnos con el mejor expediente académico han recibido una mención especial por parte de Don Felipe, quien les ha entregado los diplomas y la condecoración correspondiente.

Enrique Viñuela Prieto, José Luis Callejas Vallejo, Kevin Cuesta Rojas, Arturo López Guerrero y Daniel Pérez Acedo han recibido la Cruz del Mérito Militar con distintivo Blanco y Enrique Manías García, la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo Blanco. Después de ellos, el resto de los alumnos han recibido sus despachos.

En su discurso, el general director de la AGM, Carlos Jesús Melero, ha destacado la "sólida formación multidisciplinar" que han recibido los más de 280 hombres y mujeres que hoy han puesto un punto final a sus estudios.

Un aprendizaje que, según ha subrayado Melero, se sustenta en "la preparación física, técnica, científica, humanística y, sobre todo, basada en los valores y virtudes militares que caracterizan al Ejército y la Guardia Civil".

En este sentido, el director de la AGM ha alentado a los nuevos oficiales a "continuar cultivando los valores que se les han inculcado", que ha resumido en el amor a la patria, el valor, la lealtad y la disciplina, "todos ellos imprescindibles para ejercer la profesión militar".

Tras las palabras del director de la AGM ha tenido lugar el homenaje a los que dieron su vida por España y después, las tropas han desfilado por el recinto de la Academia mientras la bandera nacional ondeaba a las puertas del Patio de Armas gracias al sutil viento que ha dado un respiro durante la jornada.

Un día de celebración que ha terminado con el tradicional lanzamiento al aire de gorras y tricornios de los nuevos oficiales después de que el Rey diera la orden de romper filas.