EFEMadrid

Felipe VI ha conmemorado este miércoles sus cinco años de reinado con un acto con ciudadanos de todas las comunidades en el que ha apelado a la "senda de la convivencia" y ha reafirmado su compromiso de servicio al conjunto de los españoles y su confianza en un "destino colectivo en democracia y libertad".

El rey, junto a doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía han presidido en el Salón de Columnas del Palacio Real la entrega de la orden del mérito civil a 41 personas consideradas un ejemplo en su labor cotidiana.

Clotilde, ama de casa valenciana de 107 años, una misionera madrileña, un donante de sangre en 161 ocasiones, un apicultor, una quesera, un belenista...son algunas de las personas condecoradas en este acto al que han asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Los reyes han querido hacer coincidir la entrega de estas condecoraciones con el día que se cumplía el lustro de su reinado, de la misma forma que entregaron estas mismas distinciones a otras decenas de ciudadanos al cumplir su primer año en el trono.

Las personas condecoradas son las que muestran esa "senda de la convivencia" que ha resaltado el monarca, quien no ha hecho referencia explícita en ningún momento a asuntos concretos que pueden afectarla como la situación en Cataluña.

Sí ha reiterado la vocación integradora de la Corona, su independencia y neutralidad, así como su promesa de ejemplaridad, dignidad, integridad y capacidad de sacrificio y entrega sin reservas a España que hizo el día de su proclamación ante las Cortes.

Un servicio a todos los españoles que ha asegurado que desde el primer momento ha guiado todas sus actuaciones como jefe del Estado y una responsabilidad que ha recalcado que va unida "a una confianza plena en nuestro destino colectivo en democracia y libertad".

El rey ha instado a mirar al futuro con ilusión, orgullo y determinación, con la confianza que da la voluntad de los ciudadanos de vivir en concordia y seguir dando pasos hacia un futuro de mayor bienestar y progreso.

El ejemplo de los condecorados le ha llevado a afirmar que demuestran que España es un gran país, capaz de superar las adversidades, avanzar y progresar.

Tras el acto, ha habido una foto de familia a la que se han sumado varios estudiantes de 6º del Colegio Infanta Leonor y que tienen a misma edad que la infanta Sofía, y los reyes han protagonizado una recepción con los condecorados y han conversado con todos ellos.

Si Clotilde Veniel ha sido la veterana del grupo (ha sido acompañada a su asiento por la princesa Leonor y la infanta Sofía tras recoger su condecoración de manos del rey), la más joven ha sido la voluntaria tinerfeña de la ONG Manos Unidas Natalia Díaz, de 19 años, distinguida por representar el espíritu solidario de la juventud española.

También se ha reconocido a dos vecinos de la localidad mallorquina de San Llorenç, un funcionario y un herrero, que auxiliaron a una familia holandesa atrapada en las riadas que hubo en octubre de 2018 que provocaron la muerte de 13 personas.

Otro de los veteranos ha sido el sevillano Eugenio Baisón, reconocido por haber donado sangre 161 veces, padre reciente a los 71 años y que ahora se dedica a dar charlas en los institutos y concienciar a los estudiantes de la importancia de que donen.

Los gremios más numerosos han sido el de los profesores, investigadores, empresarios y voluntarios, como el invidente que ha acudido con su perro guía y que ahora visita a personas con discapacidad para animarles a seguir luchando.

Ha habido representantes del ámbito cultural, entre ellos, un belenista, una directora de museo, un músico, un bibliotecario y un restaurador.

También del ámbito rural, con una quesera asturiana, una capataz de cuadrilla forestal, un apicultor y una bodeguera ecológica, además de un vigilante de la Fundación Oso Pardo y un marinero.

Ha habido dos representantes catalanes, ambos de Barcelona, un médico y un arquitecto parapléjico, mientras que del País Vasco, se ha condecorado a un matrimonio de Vitoria por acoger niños abandonados y un directivo de empresa que fabrica cerraduras.

La que han venido de más lejos ha sido la misionera madrileña Mónica de Juan, que ayuda en un colegio en Cité Soleil, el suburbio más pobre de Haití y que la reina Letizia visitó en mayo de 2018.

Como ya ocurrió en 2015, cuando Felipe VI otorgó las primeras condecoraciones, ha habido dos ciudadanos extranjeros: el ingeniero eléctrico búlgaro Jivko Vassilev y la jugadora brasileña Daniella da Silva, del equipo de voleibol Haro Rioja Voley.