EFEOviedo

El rey Felipe VI ha trasladado este viernes su solidaridad, y la de toda España, a la población de la isla canaria de La Palma, que lleva más de un mes sufriendo una "tremenda erupción volcánica" que ha hecho perder todo a muchos de sus habitantes, a los que, ha remarcado, no se les olvidará.

El monarca ha querido emplear unas de sus primeras palabras durante el discurso que ha pronunciado en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias para recordar que las miradas siguen puestas en La Palma, para cuyos habitantes ha tenido "un recuerdo muy especial, necesario, pero sobre todo muy sentido y cariñoso".

Sus habitantes "han visto golpeadas sus vidas de una manera tan dramática y con tanta impotencia como tristeza" y "muchos de ellos lo han perdido todo: sus casas, sus tierras y cultivos, sus animales, sus recuerdos", ha recordado el rey, quien por ello ha querido transmitir la solidaridad "de toda España", así como "mayor ánimo para afrontar esta situación".

"Nos han pedido que no les olvidemos y, junto a todos los españoles, así será; no les olvidaremos", ha expresado don Felipe, quien el pasado 23 de septiembre ya visitó La Palma junto a la reina para reunirse con familias damnificadas por la erupción y subrayar la necesidad de hacer por ellas "todo lo que esté en nuestras manos".

En su visita, Felipe VI aseguró que La Palma está "en el corazón" de todos los españoles y reconoció que no es fácil ponerse en el lugar de quienes lo han perdido todo, por lo que es necesario "hacer todo lo que está en nuestras manos para sacar adelante a estas familias".