EFEValladolid

Pedro Alfonso Casado, el teniente coronel de la Guardia Civil a quien el pasado viernes hirió un hombre atrincherado en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), después de matar a un vecino del municipio, sigue este domingo estable dentro de la gravedad, tras recibir un disparo en la cabeza.

La Delegación del Gobierno en Castilla y León ha explicado en un comunicado que, según el equipo médico que le atiende, "es buena señal que hayan transcurrido ya más de 48 horas y siga estable". De nuevo, a la una de esta tarde se actualizará el parte médico.

El guardia civil fue el encargado de negociar el viernes con un vecino de Santovenia, P.A.S.H., de 46 años, conocido como el Chiqui y que se atrincheró con un rehén tras, supuestamente, matar a un amigo.

El jefe de la Unidad Especial de Intervención fue alcanzado por un disparo realizado a "ciegas" desde dentro de la vivienda a través de la puerta, según los detalles del suceso que este domingo ha dado la Delegación del Gobierno.

En la mañana de este sábado, la Guardia Civil puso a disposición judicial a P.A.S.H., como presunto autor de los delitos de asesinato, atentado, detención ilegal y tenencia ilícita de armas.

Sin embargo, requirió atención médica por lo que la autoridad judicial dispuso que fuera trasladado al hospital y no prestó declaración hasta horas después.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid, en funciones de guardia, ordenó anoche prisión provisional, comunicada y sin fianza para P.A.S.H., según informó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, y la causa está abierta por los delitos de: homicidio y/asesinato, detención ilegal, atentado y tenencia ilícita de armas.