EFEMadrid

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha asegurado que no tienen la intención de bloquear "absolutamente nada", refiriéndose a la investidura de Pedro Sánchez, pero ha exigido "hablar" sobre la situación de Cataluña porque el problema se soluciona dialogando "y no con togas y porras".

Rufián, que no ha aclarado si su grupo parlamentario se abstendrá o no en la investidura de Sánchez, ha asegurado que el entendimiento será posible si enfrente tienen "un PSOE valiente" que apueste por el diálogo para buscar una salida a la crisis catalana.

Después de reunirse con la portavoz socialista, Adriana Lastra, durante una hora en el Congreso, ha dicho en una rueda de prensa haberse "alegrado" de poder tener una interlocutora como ella "y no a García Page, Lambán o Borrell".

Pese a las reiteradas preguntas de los periodistas para conocer cuál sería el sentido de su voto en la investidura, no ha querido desvelarlo pero sí ha dado pistas sobre la posición de ERC al afirmar, entre otras cosas, que le parece "irresponsable" plantear una repetición de las elecciones, lo que sería "un error".

Ha insistido en que no quieren bloquear nada, pero "el no bloquear", ha avisado, no significa "dar un cheque en blanco" al PSOE: "Nos conviene a todos un PSOE valiente, no un PSOE que se acobarde y se levante de una mesa de diálogo", ha dicho, por la presión de la derecha.

Apuestan por abrir un diálogo con todas las sensibilidades políticas de Cataluña frente a otras vías represivas para solucionar el conflicto porque, según Rufián, "se equivoca quienes crean que van a desaparecer metiendo una sentencia de quince años a Oriol Junqueras".

El portavoz de los republicanos catalanes, que tienen 14 escaños, ha asegurado que ellos no ponen "líneas rojas ni condiciones, sino diálogo, diálogo y diálogo" porque, de lo contrario, ha avisado, el problema catalán "no se solucionará nunca".

También ha dicho que con Lastra "casi" no ha tocado el tema de la investidura ni de lo que votará ERC ni tampoco se ha abordado el tema del referéndum independentista pero esperan de los socialistas "contrapropuestas y no insultos".

Sobre el voto de Junts per Catalunya, que a día de hoy se mantiene en no facilitar la investidura de Sánchez, Rufián ha explicado que son fuerzas autónomas y, aunque intentarán tener una posición común, a veces votan de manera diferente "y no pasa nada".