EFEBarcelona

ERC y la CUP están acelerando sus conversaciones para intentar alcanzar un acuerdo antes de que el Parlament salido de las urnas el 14F se constituya el próximo viernes 12 de marzo.

El vicepresidente del Govern en funciones de president sustituto, Pere Aragonès, ha firmado este viernes el decreto de convocatoria de la sesión constitutiva del Parlament, que tendrá lugar el viernes que viene a las 10.00 horas en un emplazamiento insólito.

Por vez primera, el pleno no se celebrará en el hemiciclo de la cámara, sino en el Auditorio del Palacio del Parlament, más espacioso y ventilado, para garantizar la presencia de los 135 diputados y cumplir con las indicaciones de las autoridades sanitarias ante la pandemia de covid.

En el Auditorio, situado en la planta baja del edificio, se colocarán 135 sillas separadas, con dos pasillos centrales y una presidencia elevada para los miembros de la Mesa, ha explicado el Parlament en un comunicado.

En la sesión constitutiva se elegirá a la persona que presidirá la cámara catalana y al resto de miembros de la Mesa del Parlament.

El PSC ya ha anunciado que postulará a Eva Granados para presidir el Parlament, los comunes apuestan por Joan Carles Gallego, pero todo está pendiente de si las fuerzas independentistas, que suman mayoría absoluta, llegan a un acuerdo al respecto.

Si hay pacto independentista y la presidencia de la Generalitat es asumida por Aragonès, JxCat da por hecho que tendrá la presidencia del Parlament, pero en las últimas semanas la CUP ha puesto sobre la mesa su voluntad de optar también a este puesto para "blindar" la cámara catalana frente a "interferencias" judiciales.

Para la presidencia del Parlament, dentro de JxCat, se barajan internamente los nombres de Laura Borràs -si decide no asumir una vicepresidencia del Govern-, Meritxell Budó, Gemma Geis o incluso Damià Calvet, que también podría seguir como conseller.

En su búsqueda de apoyos para garantizar la investidura de Aragonès, ERC ha proseguido sus conversaciones y, según fuentes republicanas consultadas por Efe, los contactos avanzan más fluidamente con la CUP que con JxCat.

De hecho, este viernes, ERC y la CUP han activado grupos de trabajo conjuntos que abordarán aspectos sociales y nacionales y que seguirán reuniéndose este fin de semana.

"La confianza mutua establecida desde la celebración de las elecciones ha garantizado un buen clima de trabajo entre las dos fuerzas, que se han emplazado a una nueva reunión la semana que viene con la certeza de concretar acuerdos sustanciales a favor de la mayoría social del país", ha señalado ERC en un comunicado.

La CUP, tras dar por hecho un acuerdo para la moratoria en el uso de proyectiles de foam por parte de los Mossos d'Esquadra y en la participación de los antidisturbios en los desahucios, ha anunciado que se marca cuatro nuevos "objetivos" sociales y económicos en las negociaciones de cara a la formación del próximo Govern.

Según la diputada electa Eulàlia Reguant, los cuatro objetivos son aplicar una renta básica universal en esta legislatura, impulsar una regulación "efectiva" del alquiler, potenciar el sector público y emprender un proceso de industrialización que ponga en el centro "la necesaria transición ecológica".

Mientras tanto, la líder de los comunes en Cataluña, Jéssica Albiach, ha pedido a ERC que "se desligue" de JxCat y forme un Govern presidido por Pere Aragonès, con En Comú Podem como socio y con el apoyo externo del PSC.

Por otra parte, PSC, Cs y PPC han criticado que ningún miembro del Govern haya acudido al acto del rey y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el complejo de Seat en Martorell (Barcelona).

Desde Twitter, el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, ha lamentado que Aragonès, aspirante como él a president, "no haya hecho acto de presencia" para apoyar a Seat el día en que se da una noticia que supone "una inyección de energía para la economía catalana".