EFEMadrid

España enviará próximamente nuevas tropas a las fronteras de los países aliados de la OTAN con Rusia, al tiempo que ha iniciado la aplicación de las sanciones acordadas por la UE, como el veto a los medios rusos, medidas que no han sido acogidas con entusiasmo por el socio del Gobierno Unidas Podemos.

De visita a las tropas españoles en el Líbano, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha avanzado ese refuerzo del despliegue español en la zona de conflicto, aunque sin detallar el número de efectivos o de material que se va a desplazar a la frontera rusa.

"La posición de la OTAN es reforzar la frontera de los países aliados, ahí estará España sin ninguna duda", ha garantizado.

Mientras se concreta ese nuevo despliegue, el Comité de Situación de Seguridad Nacional, que analiza la situación entre Rusia y Ucrania, ha puesto a punto el mecanismo de coordinación entre los diferentes ministerios para aplicar las sanciones contra Rusia y las medidas de apoyo a Ucrania acordadas en la Unión Europea.

Entre ellas, se encuentra el cierre del espacio aéreo a la aviación rusa, la prohibición de transacciones con el Banco Central de Rusia, el cese de emisión de Russia Today, Sputnik y otros medios rusos, o la propuesta de exclusión de un listado de bancos rusos del sistema bancario SWIFT.

También se han adoptado medidas de apoyo a Ucrania como la asistencia en material bélico en el marco de la Unión Europea y con cargo al Fondo Europeo de Apoyo a la Paz.

Una serie de iniciativas que no terminan de convencer a Unidas Podemos, que apuesta por la distensión y la diplomacia con Rusia.

El coportavoz de Podemos Javier Sánchez Serna ha rechazado que la UE haya aprobado financiar con 450 millones de euros el envío de armas letales a Ucrania porque "aumenta la escalada bélica y no va en la línea de la distensión".

"No se puede hacer la guerra en nombre de la paz", ha asegurado Sánchez Serna en una rueda de prensa en la que también se ha mostrado contrario al veto de las trasmisiones de los medios rusos Sputnik y RT, porque, aunque admite que son medios de propaganda, se entra en una "espiral peligrosa" al censurarlos.

En esta misma línea, la portavoz de Izquierda Unida, Sira Rego, ha expresado su rechazo al refuerzo del despliegue de las tropas españoles en la frontera con Rusia porque, a su juicio, la militarización "no es la salida" a la invasión rusa de Ucrania.

La semana pasada, Izquierda Unida ya aseguró que esta guerra en el continente europeo demuestra que la OTAN es un "factor de desestabilización" y, por ello, consideró "más urgente que nunca su disolución".

Por contra, Vox ha pedido el aumento de los gastos de defensa que fueron contenidos por los últimos gobiernos para que España pueda así garantizar su soberanía ante la "vulnerabilidad" que, en su opinión, ha puesto de manifiesto la invasión rusa de Ucrania.

Según Jorge Buxadé, la crisis de Ucrania ha revelado "la vulnerabilidad" de España aunque ve incapacitado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque está sometido a los dictados de sus socios de coalición.

Por su parte, el PP presentará mociones en todos los ayuntamientos, diputaciones, cabildos y consells insulares así como en los parlamentos autonómicos para condenar la invasión de Ucrania y apoyar las acciones del Gobierno de España, en colaboración con los aliados de la OTAN y la UE.

A través de dichas mociones, el PP quiere reafirmar el respeto al derecho que asiste a todas las naciones de preservar su integridad territorial sin que pueda ser socavada por razones de proximidad geográfica, afinidad étnica o lingüística.

En esta línea, el PP apoya que el Gobierno negocie lo antes posible en Bruselas un plan de ayuda humanitaria a la población civil ucraniana y adelanta que los ayuntamientos, CCAA e instituciones gobernadas por el PP estarán a disposición del Ejecutivo para acoger refugiados.

Desde Ciudadanos, Edmundo Bal ha pedido al Gobierno "contundencia y determinación" en la lucha contra la "tiranía”.

“El Ejecutivo no puede actuar el último y al ralentí como parece que está haciendo”, ha denunciado Bal, que considera que actúa así porque dentro del Gobierno están Podemos e Izquierda Unida.

Más allá de las diferencias entre los dos partidos que integran el Gobierno de coalición, este lunes ha llegado al aeropuerto de Madrid el grupo de 106 españoles y ucranianos evacuados desde este país en un avión fletado por el Gobierno.

“Hoy es un día de gran alivio para los españoles que hemos podido sacar del horror de la guerra antes de tener que cerrar la embajada por falta de seguridad”, ha asegurado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares al recibir a los evacuados en el aeropuerto.

Además de la repatriación de estos ciudadanos desde Ucrania, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha recomendado a todos los españoles que deseen abandonar Rusia "que lo hagan de manera inmediata" por el cierre del espacio aéreo español y europeo.

Además, ha advertido a quienes se encuentren en dicho país que "tomen en cuenta" que la UE también va a imponer sanciones económicas y financieras que dificultarán la obtención de dinero en bancos y cajeros automáticos, las transferencias bancarias y el uso de tarjetas de crédito o débito.

Exteriores calcula que, en total, son unos 3.000 españoles los que viven en la Federación Rusa, a los que hay que sumar los que se encuentren temporalmente allí por trabajo o turismo.