EFEArgel

Una semana después de que Argelia suspendiera el Tratado de Amistad con España, la crisis comercial entre ambos países entra en una nueva fase con el cese del ministro argelino de Finanzas pero sin novedades sobre el comercio exterior.

No hubo explicaciones oficiales hoy sobre la sorpresiva destitución, pero empresarios dijeron a Efe que "parecía estar relacionado" con la decisión de la Asociación de bancos y establecimientos financieros de Argelia (ABEF) de bloquear el comercio.

Efe supo que el Ministerio de Agricultura, que recibe cada lunes y miércoles las quejas de importadores, no acepta ningún tipo de transacciones con España.

"Ni producto bovino, tampoco carne de ave. Los alimentos en general no se puede importar. Son instrucciones", dijeron fuentes del sector importador.

La ABEF congeló el miércoles, inmediatamente después de la suspensión del citado Tratado, la domiciliación bancaria para el pago de las operaciones de comercio exterior de productos y servicios desde y hacia España que entró en vigor el jueves pasado.

Una medida que compromete el comercio exterior entre los dos países, que agravó aún más la crisis diplomática.

DESPEDIDO PRINCIPAL, RESPONSABLE DEL COMERCIO

El ministro de Finanzas, Abderrahman Raouya, cargo que ha ocupado tres veces -desde mayo de 2017 a marzo de 2019; de enero a junio de 2020; y desde este mes de febrero hasta ahora- fue cesado el martes de sus funciones.

La presidencia no ofreció detalles sobre las razones exactas de esta destitución que se produjo días después de que la ABEF, dependiente de este Ministerio, anunciara las restricciones a las transacciones bancarias con España.

La destitución de Raouya se produjo en medio de las tensiones entre los dos países mediterráneos a causa del giro de postura adoptado por el Gobierno de Pedro Sanchéz sobre el espinoso conflicto del Sáhara Occidental, excolonia española.

Poco antes del anuncio, la agencia oficial argelina, APS, cargaba contra el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, como un ministro "pirómano", "inepto" y "seudodipomático".

Albares aseguró hoy desde Nueva Delhi que lo que busca España es resolver la crisis en Argelia a través del "diálogo y de la diplomacia", pero siempre defendiendo los intereses españoles y de sus empresas en ese país.

"Lo que nosotros queremos con Argelia es tener la mejor relación posible. Con Argelia, con su Gobierno, resolver cualquier diferencia que podamos tener a través del diálogo y de la diplomacia", afirmó Albares en declaraciones a Efe.

El secretario general del Ministerio de Finanzas argelina, Brahim Djamel Kessali, ocupará este cargo hasta un nuevo nombramiento.

EL CONTENCIOSO QUE NADIE ABORDA

El 18 de marzo comenzó la crisis, cuando trascendió una carta de Pedro Sánchez enviada al rey marroquí Mohamed VI sobre el nuevo posicionamiento de España, que se alejaba del consenso internacional por un referendo de autodeterminación y apoyaba la propuesta de autonomía para el Sáhara Occidental dentro de Marruecos.

La crisis se fue deteriorando hasta que hace una semana Argelia suspendió el Tratado de Amistad y aprobó la primera medida económica de represalia al bloquear el comercio exterior.

La Unión Europea advirtió de las consecuencias que podría tener la suspensión de las actividades comerciales con un miembro de la UE, ante lo que la misión de Argelia vio una reacción "apresurada" del bloque.

Las relaciones ente Argelia y España atraviesan hoy una crisis sin precedentes, sin que se haya normalizado desde marzo, aunque con un agravamiento por la subida de tono de Argelia, con la suspensión del Tratado de Amistad y las trabas en el comercio que ya venía implementando.

La destitución del ministro argelino de Finanzas abre una nueva fase, si bien algunod empresarios reconocieron a Efe que la actual crisis es más diplomática que económica.