EFEVitoria

Euskadi propone que en las próximas Navidades se levante el confinamiento perimetral de municipios y comunidades autónomas, autorizar agrupaciones máximas de 10 personas los días de celebraciones y ampliar la movilidad nocturna el 24 y el 31 de diciembre hasta la una de la madrugada.

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, ha informado de lo tratado en el consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi que se ha reunido este lunes bajo la presidencia del lehendakari, Iñigo Urkullu.

Esta reunión ha tenido lugar para definir la posición que va a mantener Euskadi en la reunión con el resto de las comunidades autónomas y el Gobierno en el Consejo Interterritorial del próximo miércoles, convocado para tratar de fijar una postura común sobre las restricciones que van a estar vigentes las Navidades para evitar una propagación de la covid y que Euskadi propondrá que se mantengan hasta el 8 de enero.

El Gobierno autonómico y el resto de instituciones vascas representadas en este consejo han decidido continuar por ahora con las restricciones vigentes en la comunidad, fundamentalmente el cierre de la hostelería, hasta, al menos, como estaba previsto, el próximo 10 de diciembre.

En concreto, en la Interterritorial del miércoles Euskadi pedirá el levantamiento del confinamiento perimetral, tanto de municipios como de comunidades autónomas, o la elaboración de un decreto de excepción para el agrupamiento familiar durante los días de Navidad.

La consejera ha apostado por llegar a un consenso en el seno del Consejo, porque, si no, ha explicado, se darían situaciones "difíciles" de gestionar si una comunidad levanta el confinamiento perimetral y otra colindante no, por ejemplo.

Plantea el mantenimiento del toque de queda, en el caso de Euskadi entre las 22.00 horas y las 06.00 horas, excepto los días 24 y 31 de diciembre, que se ampliaría hasta la una de la madrugada de los días de Navidad y Año Nuevo. Esta ampliación sería "solo" para facilitar el desplazamiento al domicilio habitual y en ningún caso se permitiría la movilidad para la celebración de otro tipo de encuentros o fiestas en la calle ni en locales privados.

El número máximo de personas que se autorizarían sería de 10 en las celebraciones de los días 24, 25 y 31 de diciembre, y 1 y 6 de enero y el Gobierno Vasco se muestra favorable a la supresión de eventos como comidas o cenas de empresas, de amigos o clubes deportivos. En el caso de celebrarse se deberían realizar con grupos máximos de seis personas y con el resto de medidas preventivas.

También mostrara su posición favorable a la cancelación de eventos típicos navideños como las agrupaciones de canto en Nochebuena y víspera de Reyes, fiestas en las calles con motivo de las campanadas de fin de año, pruebas deportivas como las sansilvestres y Cabalgatas de Reyes y Olentzero en movimiento.

Entienden las instituciones vascas que el acuerdo que pudiera lograrse en el Consejo Interterritorial de Sanidad debería ser considerado como un "acuerdo de bases", que luego cada comunidad autónoma "interpretará y adaptará", según su situación epidemiológica.