EFEMérida

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha acordado retrasar el toque de queda a las once de la noche desde el sábado y ha flexibilizado algunas restricciones relativas al comercio, el turismo, la hostelería o el deporte.

Así lo ha anunciado esta tarde en una rueda de prensa el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José María Vergeles.

Las medidas se publicarán este viernes y entrarán en vigor a las cero horas del sábado.

Vergeles ha asegurado que las medidas de flexibilización de las restricciones que tomaron hace 14 días "no han tenido ningún efecto perjudicial" sobre las cifras de incidencia y, además, se ha sido "muy responsable" en la celebración de los carnavales.

Por ello, con toda "la mesura y precaución", aunque se está en nivel de alerta bajo o uno, ahora han tomado medidas de flexibilización de nivel tres, ha precisado.

Ha asegurado que no está habiendo ninguna negociación con los sectores afectados por las restricciones, ya que es un asunto de sanidad pública, aunque sí se les está escuchando.

En concreto, el aforo en las terrazas se amplia al 75 %, además de permitir seis clientes por mesa, dos más que ahora.

Sin embargo, en las casas rurales y apartamentos turísticos pueden ser utilizados por diez personas.

Y también sube el aforo en el comercio al 40 %, en los lugares de culto al 50, al igual que en los recintos taurinos, y los cines, teatros o auditorios al aire libre podrán acoger a un máximo de 200 personas.

En el ámbito del deporte competitivo, permiten un aforo del 30 % de público en las pistas cubiertas y lo suben al 50 en las instalaciones al aire libre.

Vergeles ha destacado que los datos de la pandemia en Extremadura son mejores que ayer, que hace semanas y bastante mejores que hace un mes, y ha subrayado que la rápida disminución de la incidencia acumulada es un "logro colectivo" de toda la sociedad.

Ha advertido de que se ha pasado de 1.412 casos a los 14 días por cada 100.000 habitantes a los 50 casos, con lo que se ha alcanzado el objetivo que proponía la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consejero ha valorado que el porcentaje de ocupación de las camas hospitalarias sea también el más bajo de España, un 2 %, pero ha considerado más importante que en UCI sea del 9,7 %, cuando la media española es del 26,26 %.

La positividad en las pruebas es del 2,6 %, cuando la tasa nacional es del 6,4.

La incidencia en los mayores de 65 años es de 37 casos a los 14 días y de 11 a los siete días y Extremadura lleva más de un mes sin brotes en residencias de mayores, ha destacado el consejero.