EFEMadrid

Alberto Núñez Feijóo ha superado su primer examen en las urnas como líder nacional del PP y pone a punto a su partido para vencer a Pedro Sánchez en el siguiente asalto, las municipales y autonómicas de mayo de 2023, a través de mensajes económicos y respetando todas las sensibilidades de su formación.

Aunque Feijóo ha pedido huir del triunfalismo, la mayoría absoluta de Juanma Moreno en Andalucía, la primera del PP, ha provocado euforia. El principal partido de la oposición cree que el batacazo socialista les acerca a Moncloa y que Sánchez tiene difícil capear la crisis y el enfado por la inflación.

Feijóo ha calificado los comicios andaluces, donde el PP se ha sacudido además su dependencia hacia Vox, de "un antes y un después" e, incluso, ha señalado que si ahora hubiese elecciones Sánchez perdería tanto los comicios como la presidencia del Gobierno.

Aunque Sánchez ha insistido en que agotará la legislatura -el último en reiterarlo ha sido su ministro de Presidencia- en el PP están preparados para cualquier escenario. Creen que convocará cuando más le convenga y que buscará el momento menos malo dentro de un calendario que en todo caso le perjudica.

La prioridad política y orgánica que Feijóo ha fijado tras el 19 de junio son las elecciones municipales y autonómicas de la próxima primavera, donde el PP espera incrementar su poder territorial. La dirección no ve en riesgo sus actuales plazas y espera teñir de azul autonomías ahora en manos del PSOE. La Comunitat Valenciana, Baleares y Castilla-La Mancha son las que están más cerca del cambio a tenor de las encuestas publicadas.

Feijóo ha recetado a los suyos moderación, propuestas, centralidad y "transversalidad", pero respetará otras rutas y sensibilidades siempre y cuando atraigan votantes, como ocurre con Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Así lo apuntan fuentes de Génova y lo sostuvo el propio Feijóo en el congreso del PP de Madrid: "Mientras ganemos seremos útiles y, si no, hemos de dejar paso a otros compañeros que lo consigan".

Esta máxima será clave en la renovación orgánica. Los cuatro congresos celebrados y convocados desde la llegada de Feijóo han sido de lista única. Ayuso y Alfonso Rueda se hicieron con el mando del partido en Galicia y Madrid y en julio se celebrarán los cónclaves de Murcia, donde repetirá Fernando López Miras, y Extremadura, donde María Guardiola Martín da el relevo a José Antonio Monago. Los congresos autonómicos se retomarán tras las vacaciones de verano.

Feijóo ha elogiado la unidad interna, que permite dejar atrás la etapa de Pablo Casado, quien ha visto como sus acusaciones contra la presidenta de la Comunidad de Madrid quedaban en nada con el archivo de la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción.

El PP vive además un momento dulce frente a sus adversarios de centro y derecha. Andalucía ha confirmado el fin de Ciudadanos y Vox se ha quedado por primera vez sin influencia. Génova da por superada la estrategia de absorción de Casado respecto de los naranjas y en el caso de Vox se encomienda al voto útil. En el PP creen que ya operó en Andalucía y que el órdago lanzado por Macarena Olona al cerrarse a la abstención fue la piedra de toque para alcanzar mayoría absoluta.

El resultado de Moreno evidencia además que la apuesta de Feijóo por mayorías amplias no era un sueño imposible fuera de Galicia, aunque el expresidente José María Aznar ha advertido que tras la "notable" capacidad de absorber apoyos de centro, el PP tiene "todavía que demostrar tener una cierta capacidad de absorber un cierto voto por la parte derecha".

En todo caso, Feijóo se concentra en Sánchez. Tras el peor resultado del PSOE en Andalucía, los populares ha redoblado sus mensajes económicos. Advierten de que la crisis despuntará tras el "efecto champán" del verano y que ni Sánchez ni su Gobierno, enfrentado y dividido, tienen política económica. Creen en el PP que los votantes recordarán rectificaciones como la del IVA de la luz.

Y apuntan ahora al precio de la gasolina. Feijóo pidió a la UE poder suspender los impuestos a los hidrocarburos de manera temporal y excepcional. Sostiene que es necesario para "aguantar el verano y no tener un conflicto con los transportistas" y ha advertido de que La inflación es el "enemigo número 1 de la UE".

El peso de la economía en Génova lo personifica Juan Bravo. El hasta ahora consejero de Hacienda andaluz pasa ahora a trabajar en exclusiva para el partido, como puntal público del 'Gobierno en la sombra' del que Feijóo se rodea para ser la alternativa a Sánchez.

El PP seguirá haciendo propuestas, pero los pactos pendientes se alejan. La reforma impulsada por el PSOE para permitir ahora que el CGPJ nombre en funciones a dos magistrados del Tribunal Constitucional supone a juicio de Feijóo romper "cualquier tipo de puente para seguir negociando".

María López