EFESantiago de Compostela

El presidente en funciones de la Xunta y candidato a la reelección por el PP, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que no se equivocó cuando decidió "apostar por Galicia" ya que tras la victoria esta noche por mayoría absoluta por cuarta vez considera que "esa apuesta valió la pena para siempre".

En una comparecencia, a falta de que se conozcan los resultados finales de las elecciones celebradas este domingo en Galicia, ha prometido que va a "gobernar para todos" incluso para los que no le han votado, que pueden tener la "tranquilidad y seguridad" de que siempre pondrá a Galicia por delante.

Feijóo, que ha comparecido en un hotel en las inmediaciones de la sede del PPdeG en Santiago, ante un atril en el que se ha cambiado el lema de campaña "Galicia, Galicia, Galicia" por "Grazas, grazas, grazas", ha brindado este triunfo "a todo el PP de España" y en concreto a su presidente, Pablo Casado, y ha asegurado que contribuirá desde la comunidad a la "gobernabilidad" de España.

Ha agradecido a sus colaboradores y su familia toda la ayuda, así como a sus contrincantes Ana Pontón y Gonzalo Caballero y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su felicitación, que ha recibido por medio de un mensaje.

A Sánchez se ha dirigido para asegurarle que seguirá siendo "un presidente autonómico constitucional y leal" y seguirá teniendo el honor de representar al Estado en Galicia.

Ha terminado proclamando que "mañana es un día menos para volver a la normalidad" y ha instado a mantener todas la precauciones frente al coronavirus, después de enviar un mensaje especial a las 254 personas que no pudieron votar en A Mariña por haber dado positivo.

A este respecto, se ha mostrado convencido de que pronto habrá "buenas noticias" y también se ha comprometido a dedicar toda la legislatura a conseguir que nadie vuelva a pasar lo que pasaron las familias de las 619 víctimas mortales de esta pandemia.

"Me comprometo a no crear ningún problema a Galicia y, desde Galicia, a mejorar la convivencia de España", ha dicho Feijóo, quien ha asegurado que se siente con "más fuerzas, ilusión y ganas" que cuando ganó por primera vez las elecciones en marzo de 2009.

Como primeras medidas, ha avanzado que remitirá al Parlamento, en cuanto esté constituido, el Plan de dinamización de la economía de Galicia para que haya aportaciones y discusiones, y también convocará la mesa de diálogo social, aparte de volcarse en seguir controlando la pandemia.

Feijóo ha agradecido a los gallegos su "generosidad" y ha manifestado que, aunque se esperaba una mayoría, no confiaba en que fuera tan holgada porque, si bien sabía que su decisión de seguir trabajando por Galicia merecía un respaldo, "probablamente no uno tan grande".

Y ha añadido que sabe por qué los gallegos le han votado: por su apuesta por el entendimiento y no por el enfrentamiento y porque aseguró que no quería una Galicia "divida en bloques irreconciliables", sino que apuesta por posiciones "moderadas", frente a las posturas radicales tanto a izquierda como a derecha.

Además, se ha dirigido "a todos los gallegos que no estén contentos con esta victoria" para prometerles que va a "gobernar para todos" y será también su presidente "desde ahora hasta el último día".