EFESevilla

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha abogado por abrir el diálogo con las comunidades para un nuevo modelo de financiación, que cubra las necesidades básicas de los ciudadanos, y que financie "personas" en lugar de "territorios", ya que eso último sería lo mismo que "financiar aliados de Gobierno".

"Debemos sentarnos para ver cómo gestionamos el 50 por ciento del gasto público de España, que lo gestionan las comunidades", con un sistema que sea "fruto del diálogo entre las partes", con las 17 comunidades, ha dicho Feijóo en su intervención en un encuentro con empresarios andaluces organizado por la CEA, en el que ha estado acompañado por el presidente de la Junta, Juanma Moreno.

Ha defendido que la financiación debe adecuarse "al coste efectivo de los servicios públicos" que gestionan las comunidades, por lo que, por ejemplo, si Andalucía tiene más población que el resto, "no puede ser que tenga una financiación por debajo de la media de España".

"No se financian territorios, se financian personas. No financiemos territorios, que es lo mismo que financiar aliados de Gobierno", ha añadido el líder de los populares.

Feijóo ha basado la mayor parte de su discurso en criticar la gestión económica del Gobierno central y ha advertido de que "si hoy España tuviese que entrar en el Euro no cumpliría el tratado" porque no cumple las reglas de Maastricht, tras un 2021 siendo el sexto país de la zona euro con mayor déficit y con el "mayor desequilibrio" en 2020.

Ha denunciado que el Gobierno central "elude lo importante y se refugia en lo superfluo", lo que ve "un mal pronóstico", y ha opinado que cuando el objetivo es "suscitar debates que dividen a la sociedad" e intentar "que no se perciba al miedo a gobernar" es que hay un evidente y enorme "síntoma de agotamiento".

Ha comparado la posición del Gobierno con la "actitud negacionista" que se vivió en 2008, "cuando no había crisis, había brotes verdes", y ha avisado de que con el nivel de deuda pública se está "hipotecando nuestro país" porque "las deudas se acaban pagando".

Ha vaticinado que algún día los analistas de la historia democrática de España calificarán los años del Ejecutivo de Pedro Sánchez como "uno de los momentos de mayor fragilidad del Estado y de mayor crisis de la unidad territorial".

Feijóo ha hecho una defensa del papel de los gobiernos autonómicos como estructura del Estado y ha advertido de que se busca "confundir" el Estado con el Gobierno, algo que "explica la voracidad" con los órganos que de él dependen, como la Fiscalía, la Abogacía o el CNI.

Ha indicado que el estado de las autonomías responde a las "peculiaridades de la nación", cosechando "un notable éxito", pero sin embargo "nadie ha aclarado" todavía que significa la España confederal, asimétrica o multinivel.

Además, ha lamentado "la incapacidad de un Gobierno doblemente cautivo" para adoptar de sus decisiones, por un lado de Podemos y de sus "aliados independentistas vascos y catalanes", y por otro por sus "dogmas ideológicos".

El dirigente popular entiende que "un político es útil si gobierna, no si se mantiene en el poder" y que "un político está en el poder para desgastarse, no para desgastar a su país".