EFEBogotá

El expresidente del Gobierno español Felipe González considera que hay que aplicar un "cordón sanitario" para aislar los discursos de los extremos como el del partido ultraderechista Vox que este martes logró una de las cuatro vicepresidencias del Congreso.

"Yo sería de los socialdemócratas liberales o democristianos alemanes que preferiría ir haciendo 'cordones sanitarios' respecto a ese fenómeno que pasa por un lado y por otro de los nacionalismos irredentos que en Europa costaron dos guerras mundiales en el siglo XX", dijo Gonzalez a Efe en Bogotá, donde este martes presentó el proyecto político "Palancas, la revolución de las pequeñas cosas".

González, que fue presidente del Gobierno español entre 1982 y 1996, aseguró "que en España funcionan menos esas barreras que algunos países europeos han hecho a lo que consideran una amenaza para la institucionalidad democrática".

"Tenemos que limitar los discursos de los extremos que condicionan la convivencia de las inmensas mayorías", manifestó.

EL FENÓMENO DE VOX

Pese a ello consideró que el hecho de que Vox "esté o no en la Mesa del Congreso es una decisión que toman ellos" pero opinó que "cuando unos crecen el 60 % (en unas elecciones) respecto de seis meses antes algo está pasando".

Las dos Cámaras del Parlamento español se constituyeron hoy tras las elecciones del pasado 10 de noviembre y eligieron a sus órganos rectores con la novedad de que Vox logró entrar en la Mesa del Congreso donde es la tercera fuerza con 52 de los 350 escaños.

La formación ultraderechista tendrá una de las cuatro vicepresidencias de la Cámara pero no llegó a conseguir ninguna de las cuatro secretarías.

"Analizo que Vox es la única fuerza política que en las últimas elecciones repetidas en seis meses, otra vez las generales, ha tenido un éxito significativo desde el punto de vista electoral, todo lo demás (sigue) igual", agregó el expresidente del Gobierno español.

CONSENSO PARA LO FUNDAMENTAL

Ante el avance de los discursos extremos, González dijo que preferiría "que la gente se diera cuenta de que de esa medicina del irredentismo excluyente ya hemos probado una dosis bastante grande" y que hay que evitar "la tentación de volver a probarla".

"Simplemente advierto que nosotros que superamos la peor de las grietas, la grieta heredera de una guerra civil, de una durísima dictadura, la superamos y nos dio 40 años de desarrollo razonable, de modernización", por eso "llamo la atención de que no hagamos una nueva grieta, que seamos capaces de evitar que nos volvamos a dividir en los elementos sustanciales", afirmó.

En opinión de González, eso no significa "que una sociedad deba consensuarlo todo, porque sería una sociedad muy aburrida" y porque "el consenso total pero impuesto se da solo en el totalitarismo", pero sí consideró importante que haya unidad en algunos principios fundamentales.

"Yo prefiero una sociedad plural, donde la gente pueda expresar sus opiniones, donde ofrezca alternativa, solo quiero que haya consenso en los elementos que definen para dónde va mi país en los próximos veinte años, en eso quiero crear un consenso en lo demás no", afirmó.