EFESan Juan

El rey Felipe VI se despidió este martes de Puerto Rico garantizando que siempre tendrá a España "como amiga para afrontar retos", en una cena de gala en el Antiguo Casino en la que se vitoreó al monarca, a su país y a la isla caribeña.

"Aprovechemos esas vías de comunicación que la historia y la lengua nos ofrecen para que nuestros pueblos se conozcan mejor, para estrechar más nuestras relaciones centenarias, para cultivarlas y proyectarlas hacia la relación que ambos merecemos para este siglo XXI", dijo el rey en el último discurso de su visita.

Ante más de un centenar de personas en el Antiguo Casino, un imponente edificio inaugurado en 1917, Felipe VI insistió en que al igual que hay que recordar el pasado común, también hay que celebrar "el futuro compartido".

"Y en ese futuro, cuenten siempre con el apoyo de España, con nuestro cariño", subrayó.

El monarca destacó que españoles y puertorriqueños comparten "un sentimiento de pertenencia a unas mismas raíces", debido a la presencia española en la isla durante cuatro siglos.

"Si España aportó lengua, cultura, instituciones y economía, Puerto Rico representa para nuestro país el inicio, la permanencia y la proyección de lo mejor que España ha querido aportar al mundo", aseveró.

A la cena ofrecida en su honor por el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, acudieron las principales autoridades de la isla, así como lo más granado de la sociedad puertorriqueña y representación diplomática y empresarial española.

Pierluisi destacó que España y Puerto Rico tienen "una rica y larga historia" común y que las influencias españolas en la isla, tanto políticas como culturales, son "innumerables".

"Compartimos una hermandad sin igual que hemos fomentado y promovido por años, y con la cual tenemos un compromiso de seguir enriqueciéndola en beneficio de ambos", agregó.

El gobernador afirmó que Puerto Rico es "un pueblo orgulloso de su herencia y de sus raíces españolas", pero también resaltó su lucha por sus derechos tanto bajo soberanía española como estadounidense.

"Puerto Rico es un pueblo valiente que siempre aspira a defender y alcanzar sus derechos plenos, como lo hizo durante el soberanía de España sobre Puerto Rico, logrando mayor autonomía y representación en el Parlamento español, al igual que manteniendo la lucha por la igualdad bajo la bandera de Estados Unidos", apostilló.

"¡Que viva el Rey, y que viva España y Puerto Rico!", proclamó Pierluisi al final de su discurso, a lo que los asistentes respondieron: "¡Que viva!".

Felipe VI culminó en esta jornada su segunda visita como rey a Puerto Rico, motivada por la celebración del V Centenario de la fundación de la ciudad de San Juan por los españoles.

Durante su estancia, se reunió con el gobernador y con el alcalde de San Juan, Miguel Romero, participó en un foro empresarial para impulsar las relaciones comerciales y visitó varias exposiciones vinculadas con el legado español en la isla.