EFEBerlín

El Rey Felipe VI y el presidente de la República Federal Alemana, Joachim Gauck, creen que la respuesta que Europa tiene que dar ante sus grandes desafíos, como la amenaza terrorista o la crisis de los refugiados, tiene que ser unitaria, y así lo hicieron ver ambos en un encuentro celebrado hoy en Berlín.

El monarca español viajó hasta Alemania para clausurar junto a Gauck el VII Foro Hispano-Alemán, algo que hace por vez primera como jefe de Estado, circunstancia que dio una mayor dimensión a su cita con el presidente alemán, que ha tenido lugar cuando toda Europa sigue conmovida por los atentados de París y sus consecuencias.

De hecho, el trasfondo de la operación antiterrorista de hoy en París, con dos muertos y siete detenidos, y la suspensión por seguridad ayer en la ciudad alemana de Hannover de un partido de fútbol amistoso entre Alemania y Holanda conformaron el telón de fondo del foro bilateral.

En el discurso con el que clausuró el encuentro, el Rey de España elogió el "mensaje de unión nacional" lanzado por Francia como "ejemplar" reacción a los atentados y apuntó: "España desea que ese mensaje de unión sea también el nuestro. Sea también un mensaje europeo y un mensaje por los valores humanos universales".

Por su parte, Gauck recordó que, al igual que la masacre del 11 de marzo de 2004 en Madrid, los ataques de París "van dirigidos contra todos nosotros, contra las sociedades europeas abiertas y la libertad que en ellas se vive".

"Por eso necesitamos un entendimiento mutuo para determinar de qué forma vamos a protegerla y defenderla en el futuro", explicó ante los más de 80 asistentes al foro congregados para un almuerzo en el Palacio de Bellevue, sede de la Presidencia alemana.

Ambos jefes de Estado utilizaron el término "desafío" para referirse a otro de los grandes retos que Europa tiene ante sí, y del que hablaron en sus alocuciones públicas pero también en una entrevista previa, prolongada más de lo previsto y en la que según fuentes españolas demostraron gran sintonía.

Se trata del drama de los refugiados; Felipe VI recordó que los europeos son conscientes de la "presión" existente sobre Alemania y dijo que "a todos" conmueven las imágenes de estos cientos de miles de personas y de los que les ayudan "con solidaridad y generosidad".

La solución, remarcó, "pasa también por una política común a nivel europeo que aborde ese reto de un modo integral y en todas sus diferentes dimensiones, dentro y fuera de nuestro espacio común".

Joachim Gauck manifestó que "cualquier Estado europeo por sí solo se vería desbordado por el gran número de refugiados que intentan llegar a Europa" y se mostró convencido de que si esta crisis "se aborda y se supera conjuntamente, Europa acabará aún más fortalecida".

Más allá de estos problemas, los dos subrayaron la importancia de seguir profundizando en el conocimiento recíproco entre España y Alemania, siempre en el marco europeo, sobre el que coincidieron en que debe seguir avanzando en un espacio libre de circulación.

El Rey alertó de que ello depende de la capacidad de "control eficaz" de las fronteras exteriores y de la "activa cooperación" con los países de origen de la inmigración, en tanto que su anfitrión afirmó que en Europa "se abre paso" una generación "para la cual es inconcebible una Unión Europea sin libre circulación".

En el Foro Hispano-Alemán han participado representes de la sociedad civil, el mundo empresarial y político de los dos países, quienes han tomado el pulso a las relaciones bilaterales y sus focos de interés común, especialmente el empleo y la educación.

El ministro español de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, intervino hoy antes de la clausura y también aseguró que ante los ataques yihadistas, "la única solución política es Europa".

Por Antonio del Rey