EFEMadrid

Felipe VI se reencontrará mañana, lunes, con Juan Carlos I después de más de dos años de distanciamiento que el actual jefe de Estado marcó respecto a su padre al conocer los negocios irregulares en el extranjero que llevaron a su marcha a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) en agosto de 2020.

El Palacio de la Zarzuela va a ser el escenario de la cita, en la que don Juan Carlos también se va a ver con la reina Sofía y otros miembros de la familia, en el colofón de su primera visita a España, que inició el pasado jueves en Sanxenxo (Pontevedra) y tras la que regresará a Abu Dabi.

La Casa Real la considera “un encuentro familiar en el ámbito privado”, por lo que no la ha incluido en la agenda de actividades oficiales de Felipe VI.

Por el momento, la Zarzuela no tiene previsto publicar ninguna foto de la reunión, aunque hay precedentes de actos privados de los que finalmente ha facilitado alguna imagen.

Felipe VI acordó el encuentro con su padre cuando le telefoneó hace una semana desde Abu Dabi, adonde viajó para trasladar las condolencias por la muerte de un mandatario del país árabe.

La Casa del Rey justificó que conversaran por teléfono y no se vieran en persona en que fue una estancia breve y ceñida a la ceremonia fúnebre.

Don Juan Carlos regresó a España el pasado jueves después de casi dos años desde que se marchara a vivir al emirato.

Finalmente optó por comenzar su viaje de cinco días en Sanxenxo para navegar con el "Bribón" y estar con sus amigos de la vela, en vez de hacerlo en Madrid para encontrarse con su hijo y su familia.

La última imagen de Felipe VI y su padre juntos fue a finales de enero de 2020, en el funeral de Pilar de Borbón, hermana de Juan Carlos I, donde también estuvieron la reina Sofía y las infantas Elena y Cristina.

Mes y medio después, el 15 de marzo, al día siguiente de decretarse el confinamiento por la pandemia, la relación entre ambos se quebró cuando Felipe VI decidió renunciar a su herencia y retirarle la retribución anual del Estado -unos 200.000 euros-.

El monarca tomó esta drástica medida tras conocer un año antes que era beneficiario de la sociedad opaca -la fundación Lucum- con la que don Juan Carlos manejó dinero en Suiza que ocultó a Hacienda.

Felipe VI ha sumado otros gestos para alejarse de su padre y marcar una raya entre su reinado y el suyo.

En su discurso de Nochebuena de 2020, cinco meses después de su marcha a Abu Dabi y con la investigación en marcha de la Fiscalía del Tribunal Supremo, el rey aseguró, sin mencionar a su padre, que "los principios morales y éticos" que los ciudadanos reclaman "obligan a todos sin excepciones" y están "por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares".

También en el último mensaje navideño aseguró que las instituciones han de “ser ejemplo de integridad pública y moral".

A ello se une la aceptación por parte de Felipe VI de la decisión del Gobierno de que Juan Carlos I, en los viajes que haga a España, no se aloje en la Zarzuela, la que fue su residencia oficial durante 57 años.

A pesar del distanciamiento personal, el actual monarca sigue reconociendo el papel institucional que su padre desempeñó durante sus 39 años de reinado.

En el único discurso de los dos últimos años en el que don Felipe VI se ha referido directamente a su padre fue el 23 de febrero del pasado año en el Congreso, en el 40 aniversario de la intentona golpista.

El rey ensalzó el papel que desempeñó para que fracasara el golpe militar, al asegurar que "su firmeza y autoridad fueron determinantes para la defensa y el triunfo de la democracia".

De igual modo, en la carta en la que el emérito anunciaba su marcha de España, don Felipe expresó “su sentido respeto y agradecimiento” por la decisión y reafirmaba “la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia”.

La cita de mañana en la Zarzuela va a supone además el reencuentro con la reina Sofía, pocos días después de que conmemoraran separados el 60 aniversario de su boda.

Doña Sofía no ha visitado a don Juan Carlos en los casi dos años que lleva en Abu Dabi.

La emérita sigue representando a la Corona en actos institucionales y tiene su propia agenda, como la que ha desarrollado esta semana en Miami (Estados Unidos), de donde retorna este domingo a Madrid.

Además de con su hijo y doña Sofía, Juan Carlos I se va a ver con “demás miembros de su familia", sin que la Casa Real haya concretado quiénes.

Se da por hecho que estará la reina Letizia y la infanta Sofía, no así la princesa Leonor, que está estudiando en Gales (Reino Unido), y la duda es si acuden las infantas Elena y Cristina y sus otros nietos, quienes le visitaron en la pasada Semana Santa en Abu Dabi, como reflejó la foto juntos que se publicó.

La infanta Elena le dio la bienvenida el pasado jueves en Vigo y ha estado con él en Sanxenxo, y don Juan Carlos también vio el sábado a su nieto Pablo Urdangarin en un partido de balonmano en Pontevedra.