EFEMadrid

El comisario de los Mossos Ferran López ha reconocido este miércoles que había un plan "no escrito" por si recibían la orden de detener al expresidente catalán Carles Puigdemont y que solo lo conocían "un reducido grupo" de mandos, y ha recordado que el mayor Josep Lluis Trapero se puso a disposición de la Fiscalía y el juez para cualquier cosa que pidieran.

Así, en el juicio en la Audiencia Nacional, el que fuera segundo de Trapero durante el "procés" ha dado la razón a la excúpula de Mossos y ha corroborado la principal estrategia de defensa planteada por el mayor, con el fin de demostrar la falta de connivencia de su cuerpo con las decisiones del Govern que encabezaba Puigdemont.

A lo largo de esta séptima jornada de vista oral, López ha respondido como testigo a las preguntas del fiscal Pedro Rubira, que al final le ha interrogado por ese plan del que Trapero habló por primera vez cuando prestó testimonio en el juicio del "procés".

Según ha expuesto López, en los días previos y siguientes al 1-O los Mossos desconocían la hoja de ruta para la independencia diseñada por el Govern y por tanto seguían los acontecimientos como "espectadores de televisión".

Ante lo que estaba ocurriendo, ha proseguido, Trapero consideró que deberían tener preparado "un plan para detener a Puigdemont si declaraba la DUI (declaración unilateral de independencia".

Durante los días 25, 26 y 27 de octubre, día en el que se proclamó la DUI, ha explicado, "en nuestro pensamiento estaba que en cualquier momento nos podía llegar la orden de detenerlo y había que estar preparado".

"Visto como estaba el escenario político, era evidente (...) que podía llegar en cualquier momento la petición de detención de un responsable político", ha señalado.

Al ser preguntado si se había hecho entrega a alguien de ese plan, el testigo ha aclarado que "por escrito no se hizo nada" y ha indicado que, "por tema de confidencialidad, lo conocíamos un número reducido de mandos".

"Si la detención se hacía en helicóptero y si era un grupo especial o si eran agentes de Ciutat Bella, eso no era lo relevante", lo "nuclear", ha insistido, fue que Trapero se puso a disposición del fiscal y el juez "para lo que peticionasen", si bien en ese ofrecimiento no se hacía constar concretamente el arresto.

Durante su comparecencia, el comisario de los Mossos ha lamentado también la situación de "desamparo" en la que se encontró el cuerpo los días previos y siguientes al 1-O por encontrarse en un "escenario impensable", que era estar "bajo la tutela gubernativa" de quienes estaban incumpliendo la ley.

"Era extraño estar bajo las órdenes de un gobierno que se situó esos días fuera de la ley", "era un poco triste nuestra situación", ha reiterado el que fuera segundo del mayor Josep Lluis Trapero, en cuyo juicio por rebelión ha comparecido hoy como testigo Ferran López, que ya testificó en el juicio del "procés" en el Supremo.

Pese a esta situación, López ha asegurado que los Mossos hicieron siempre lo que creían que tenían que hacer "y con la conciencia de estar cumpliendo la ley".

Además, ha defendido la actuación del entonces conseller de Interior Joaquim Forn, condenado a 10 años y medio por sedición, porque, ha asegurado, "siempre" les dijo que su afán era apartar a la Policía autonómica del debate político.

Según López, el conseller "fue siempre muy cuidadoso" y defendía que él "tenía una hoja de ruta y la policía seguiría la suya".

También ha rechazado "rotundamente", por "absolutamente impensable", que los Mossos se dedicasen a hacer seguimientos a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, tal y como sostiene la acusación de la Fiscalía.

Lo único que hicieron los Mossos, según ha asegurado, fue cumplir con su deber y avisar cuando las fuerzas de seguridad del Estado llegaban a los centros de votación o a otros lugares para actuar, como en los cortes de carretera.

Y en ese momento ha dicho con cierta ironía que "cortar carreteras en Cataluña se ha convertido en un deporte nacional. Si fuera olímpico, seríamos una potencia mundial".

Ferran López seguirá declarando mañana para responder a las preguntas de las defensas de los cuatro acusados en este juicio.