EFESevilla

La Fiscalía y el PP han mantenido sus acusaciones contra los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán y contra 19 de los otros 20 ex altos cargos juzgados por el caso ERE, mientras Manos Limpias ha retirado todas las acusaciones por malversación, que implica penas de prisión.

En sus conclusiones definitivas, leídas hoy durante el juicio que se sigue en la Audiencia de Sevilla, la Fiscalía y la acusación del PP han mantenido su petición de 10 años de inhabilitación como autores de un delito continuado de prevaricación para 21 de los 22 acusados, entre ellos Chaves, al retirarla para el exsecretario de Hacienda Antonio Estepa, que deja de estar acusado en el proceso ya que al igual que Chaves y otros 6 excargos sólo era juzgado por ese delito.

Para Griñán, así como para la exconsejera de Hacienda Carmen Martínez Aguayo y el ex interventor general Manuel Gómez, ambas acusaciones han mantenido su petición de 6 años de cárcel y 30 de inhabilitación por prevaricación y malversación.

La Fiscalía ha solicitado también esta pena para el exdirector de la agencia pública IDEA Jacinto Cañete y para la exsecretaria de Empleo Lourdes Medina, para quienes inicialmente pedía 8 años de prisión, si bien el PP ha mantenido su solicitud de 8 años para ambos.

Por los mismos delitos ambos han reiterado su petición de ocho años de prisión y 30 de inhabilitación para los exdirectores de Trabajo Javier Guerrero y Juan Márquez; los exconsejeros José Antonio Viera, Antonio Fernández y Francisco Vallejo; los exviceconsejeros Agustín Barberá y Jesús María Rodríguez Román; el exdirector de IDEA Miguel Ángel Serrano y los exsecretarios de Empleo Javier Aguayo y Juan Francisco Sánchez.

En este caso se juzgan las supuestas irregularidades en el "procedimiento específico" con el que de 2001 al 2010 el Gobierno andaluz repartió 850 millones en ayudas sociolaborales y a empresas.

Manos Limpias, por su parte, ha retirado la acusación de malversación contra todos los procesados, el único delito juzgado en la causa que conlleva cárcel, y ha mantenido la de prevaricación con una solicitud de 10 años de inhabilitación para 18 de los 22.

Así, ha retirado toda acusación contra Estepa, Chaves, el exinterventor y el ex jefe del Gabinete Jurídico Francisco del Río, al considerar que en estos diez meses de juicio no se han acreditado indicios de delito penal en su conducta sino meras "sospechas".

Para el Ministerio Público, todos los acusados "no sólo no hicieron nada para iniciar el procedimiento de reintegro" de las ayudas a partir de los reiterados informes de la Intervención, "sino que posibilitaron que año a año se siguiera reproduciendo" el mecanismo de concesión y pago de las mismas mediante el uso "inadecuado" de transferencias de financiación de la Consejería de Empleo a la agencia pública IDEA para pagarlas.

La Fiscalía mantiene que recibieron ayudas personas que nunca trabajaron en las empresas en cuyos ERE figuraban -los llamados "intrusos"- y que parte de ellas fueron a "fines distintos" a su objeto como subidas salariales o 16 ferias de muestras municipales, algo que "es objeto de otras diligencias separadas".

La falta de publicidad impidió que muchos trabajadores prejubilados y empresas en crisis no pudieran acceder a estas ayudas y en su tramitación participaron mediadoras y conseguidores que cobraron sobrecomisiones que en su escrito provisional la Fiscalía cifraba en 66 millones, aunque en el definitivo no ha concretado la cuantía, al ser también investigadas en otra pieza separada.

El PP ha cargado las tintas en sus conclusiones finales contra los exconsejeros de Hacienda -Magdalena Álvarez, Griñán y Aguayo- al considerar que "nunca" ejercieron su "competencia" de "control" sobre la presupuestación y ejecución de las partidas destinadas a las ayudas.

Unas responsabilidades que la defensa de Griñán y el exdirector de Presupuestos Antonio Lozano ha negado en sus conclusiones, en las que, al igual que el letrado de Chaves, ha reiterado la inocencia de sus clientes y la petición de la libre absolución para ellos.

De momento, el único procesado que ha entrado acusado y ha salido exculpado es Antonio Lozano, quien ha reconocido que tras "cinco años de sufrimiento" esto es "más que un premio de la lotería".

El juicio, que hoy ha vuelto a despertar expectación mediática al volver a asistir los acusados tras meses de ausencia, continuará mañana con las conclusiones finales del resto de las defensas.