EFEMadrid

El candidato socialista a presidir la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, rechaza formar un gobierno tras las elecciones autonómicas del 4 de mayo que incluya "extremismos", en referencia a Unidas Podemos y Vox, y lamenta que ser "moderado" tenga ahora "mala prensa".

En una entrevista con la Agencia Efe, el candidato socialista dice que está "con las dos manos abiertas hacia un lado y el otro" del espectro político para dar paso a un gobierno de "progreso" en la Comunidad de Madrid, pero sin "radicalismos" ni "confrontación", por lo que descarta a Unidas Podemos y Vox como posibles socios.

"No quiero estar en un gobierno con quienes tienen planteamientos que yo no comparto (...) La ciudadanía quiere acuerdos y consenso, no confrontación radical, y ya veremos si encontramos aliados para eso", comenta.

En concreto, sobre Podemos asegura que el PSOE ha "trabajado muy bien" con esta formación en la Asamblea de Madrid como parte de la oposición, pero considera que el planteamiento que está haciendo con la región madrileña es "equivocado" y lleva a "extremismos".

"No estoy diciendo que Pablo Iglesias no sea una persona capaz de tener puestos de responsabilidad o de gobierno donde corresponda, pero el gobierno que queremos hacer es un gobierno que no incluya esos extremismos", reitera.

Sin embargo, hasta hace poco el candidato de Podemos, Pablo Iglesias, ejercía como vicepresidente del Gobierno de coalición con Pedro Sánchez, y algunos partidos como Vox han advertido de la posibilidad de que tras las elecciones autonómicas presione al PSOE para conseguir un posible acuerdo con Gabilondo.

"No sé la capacidad que Iglesias pueda tener de presión, está fuera del Gobierno (...) todos los grupos tienen capacidad para hacer valer sus razones", dice Gabilondo.

Por otro lado, ve en el PP madrileño un "difícil interlocutor" para lograr un gobierno progresista en la Comunidad de Madrid porque este partido tiene "una propensión hacia la derecha más ultra".

El candidato socialista tiene claro que el voto de los desencantados con un posible gobierno del PP con Vox permitirán una mayoría de izquierdas y, por ello, apela a que los votantes de Ciudadanos piensen "si quieren volver a apoyar al Partido Popular para volver a las andadas y caer en los brazos de Vox".

Gabilondo, quien se lanzó a la campaña autodescribiéndose como un candidato "soso, serio y formal", se congratula de su moderación porque parece que el diálogo y la conversación es de ser "blando" pero "hace falta mucho coraje" para actuar así.

"Antes la palabra moderado tenía buena prensa, ahora la tiene mala", lamenta el candidato socialista, que cree que actuar políticamente desde los extremismos "tiene que ser más divertido, pero no resuelve los problemas".

Gabilondo afea a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que haya convertido la "oposición" al Gobierno de Pedro Sánchez en "la base de su política" y asegura que no hay "madrileñofobia" en España porque "los madrileños caemos muy bien".

"Otra cosa es que caiga también bien el Gobierno de Madrid", añade.

Respecto a la gestión de la pandemia, considera que las actuales restricciones de movilidad por zonas básicas de salud "no funcionan" para disminuir los contagios por coronavirus y ha abogado por "medidas mas estrictas" acompañadas de otras de carácter "social y económico", como las ayudas directas a autónomos.

Además, el que fuera ministro de Educación durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha añadido que defenderán la educación pública aportándole "más calidad" pero eso "no significa la pesadilla de que viene la izquierda a acabar con la educación concertada".

Sobre la irrupción de Pedro Sánchez en la campaña electoral de Madrid, Gabilondo se siente cómodo con el apoyo que el presidente del Gobierno está mostrando a su candidatura y ha criticado que otros partidos "alienten la idea de que el candidato es Sánchez para dar la impresión de que él no se entera".

"Parece que Sánchez es un intruso cuando habla del PSOE, pero es que además del presidente del Gobierno es el secretario general del partido y yo me siento muy apoyado por él", recalca Gabilondo, quien no obstante reivindica su "autonomía" para decidir las políticas "que han de hacerse" en Madrid.

Ana Márquez