EFESantiago de Compostela

La Xunta ha decidido proceder al cierre perimetral de Galicia durante el puente de diciembre, para restringir la movilidad con Portugal, al tiempo que inicia el viernes el proceso de desescalada con la reapertura parcial de la hostelería y posibilidad de reuniones de no convivientes.

El Ejecutivo gallego ha comunicado esta tarde su decisión de cerrar Galicia porque considera "prioritario" proteger la movilidad con Portugal, dada la alta incidencia de la covid-19 en este país, y cree que "no procede hacerlo por partes".

Ha sido después de que este mediodía el presidente Alberto Núñez Feijóo apuntase solo a "restricciones de movilidad" con el país vecino y no con el resto de comunidades, en la conferencia de prensa que ofreció junto al conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, tras la reunión del comité clínico de ayer.

Una reunión en la decidieron aliviar las restricciones en ocho ayuntamientos, incluidas las áreas de Santiago de Compostela y Ourense, que a partir del viernes abandonarán el cierre perimetral y podrán reabrir la hostelería diariamente hasta las 23.00 horas, inicio del toque de queda, que se mantendrá sin modificaciones.

Otros 56 municipios, entre los que se incluyen las ciudades de A Coruña, Ferrol, Pontevedra y Vigo, seguirán con este cierre, establecido hace tres semanas, aunque podrán abrir los locales de hostelería con distintas limitaciones, algunos solo hasta las cinco de la tarde.

En el resto de localidades, la situación seguirá igual, con solo el aforo limitado al 50 % en el interior de los comercios y también la misma situación en el transporte.

Núñez Feijóo ha explicado que este alivio de las restricciones responde a una "tendencia sostenida" a la baja tanto en el número de contagios de coronavirus como de la presión asistencial en hospitales, tras una reducción durante el mes de noviembre del 25 % en casi todos los parámetros.

En todo caso, ha advertido de que "la preocupación continúa" debido a la evolución de la pandemia en la comunidad, por lo que la Xunta permanecerá "vigilante" y establecerá una escala de medidas "no homogénea", con cuatro niveles distintos, en función de si el municipio tiene más o menos de 10.000 habitantes y de su situación epidemiológica.

Núñez Feijóo anunció además "restricciones de movilidad" con Portugal desde las 00:01 horas del jueves, cuando se inicia la desescalada, y hasta las 00:01 horas del 9 de enero.

Las restricciones con Portugal ya había sugerido que podrían implicar tener que decretar el cierre perimetral total de Galicia, aunque en su intervención inicial se mostró confiado que no fuese así, ya que el territorio gallego está confinado 'de facto' por los cierres de las comunidades limítrofes de Asturias y Castilla y León.

En cuanto a la desescalada de medidas restrictivas por la pandemia, habrá una "última evaluación" del nivel en el que entrará cada municipio el próximo viernes, en la siguiente reunión del comité clínico.

De momento estarán en el máximo nivel de restricciones el área de Pontevedra-Poio-Marín y otros trece municipios, donde podrá abrir la hostelería pero solo las terrazas con una capacidad de hasta el 50 % y solo hasta las 17 horas, con reuniones de un máximo de cuatro personas, convivientes o no.

En el siguiente nivel, el medio-alto, donde los negocios de hostelería podrán acoger clientes en el interior con aforo limitado al 30 % y de 50 % en el exterior hasta las 17:00 horas, en grupos de hasta cuatro personas, estarán las áreas de Ferrol y Vigo, entre otras, así como varios municipios de 10.000 habitantes.

En el tercer nivel de restricción media, se podrá abrir la hostelería hasta un 40 % de aforo en interior y el 50 % en exterior y ya hasta las 23:00 horas, además de que el número máximo para las reuniones se eleva a seis personas.

Las que podrían estar en esta situación a partir del viernes son el área de A Coruña-Arteixo-Oleiros-Cambre-Culleredo y otros siete municipios.

Respecto al nivel de restricción básico, de la mayoría de los municipios gallegos, se incorporarán desde el viernes el área de Santiago de compostela-Ames-Teo, la de Ourense-Barbadás-Pereiro de Aguiar, y la de A Estrada y Ares, que ya no tendrán cierre perimetral ni restricción de movilidad.

Además podrán abrir los locales de hostelería, con una ocupación del 50 % en interior y el 75 % en exterior, hasta las 23:00 horas y con un máximo de seis personas por grupo.

El plan de desescalada será publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) este jueves junto con el decreto para el cierre perimetral de Galicia.

Núñez Feijóo ha insistido en pedir "responsabilidad" a todos los gallegos para no proceder a aperturas de municipios "de manera desproporcionada" o tomarlas como un "síntoma de relajación".

"En el caso de que en algún municipio la curva vuelva a despegar nos veríamos en la obligación de volver a cerrar, aunque estuviéramos en Navidad", ha advertido el presidente de la Xunta.

Acerca de las normas para las festividades navideñas, ha invitado a esperar a la evolución de la pandemia y a la reunión de la Comisión Interterritorial de Sanidad esta tarde, en la que la Xunta propondrá no limitar las reuniones por personas, sino por unidades familiares, y no contar a los niños de menos de diez años.

También ha asegurado que la Xunta es consciente de "los riesgos" de esta desescalada de medidas justo antes del puente festivo de diciembre, pero ha justificado que Galicia tiene "los mejores datos" de ocupación hospitalaria y de camas UCI de toda España, por lo que considera "prudente" la decisión adoptada.