EFEMálaga

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha afirmado este sábado que el debate sobre si se deben celebrar manifestaciones o no por el 8M es "lo menos importante" y "una anécdota", porque lo que hay que hacer "es un ejercicio de responsabilidad y de aprendizaje".

Gamarra, que ha intervenido en un acto del PP en Málaga con motivo del 8M, ha señalado que el año pasado "se llegó tarde y mal" y se deberían "haber frenado algunas manifestaciones", mientras que este año "no estamos para manifestaciones", sino para "manifestarnos de otra manera".

Ha lamentado que hablar del 8M "siempre tenga que estar rodeado de polémica", porque hace "un flaco favor a la lucha por la igualdad que todos los años ciertas corrientes quieran contaminar con ruido y polémica".

Por ello, ha apostado por un "feminismo integrador, que no excluye por su ideología a nadie" y ha subrayado sobre las manifestaciones que "la cuestión es que no se convoquen y se busquen otros formatos", porque hay "maneras innovadoras de reivindicar".

Ha animado a la sociedad a "abandonar las discusiones y las polémicas que no llevan a ningún sitio" y a "trabajar juntos en lo que nos preocupa, que todavía hay desigualdades y que hay que seguir trabajando contra ellas".

"Vivimos momentos de mucho ruido en torno al feminismo, y al final se promueve división en lo que debe haber unión, y se promueve desde el propio Ministerio de Igualdad de Irene Montero", que "no trabaja por las mujeres, sino poniendo obstáculos, divisiones y dando pasos atrás", ha resaltado la portavoz popular.

A su juicio, esta manera de "infantilizar las políticas de igualdad y de hacer políticas incluso contra las mujeres desde el Ministerio no es el camino correcto".

Gamarra ha asegurado que no cree en las "luchas internas" entre la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Igualdad "a ver quién es más feminista".

También se ha dirigido a "quienes niegan las desigualdades, porque las hay", o "a quienes niegan la violencia de género, porque la hay", y es "una realidad que no hay que tapar, sino darle visibilidad y trabajar contra ella".

Ha destacado que el paro ha afectado más en el último año a las mujeres que a los hombres, y que España es el segundo país europeo en destrucción de empleo femenino", así como que la brecha salarial "está aumentando".

Ha reclamado la aplicación de las medidas del Pacto contra la Violencia de Género, que se avance en la educación gratuita de 0 a 3 años y en la corresponsabilidad y la conciliación con el teletrabajo, un plan para atajar el desempleo femenino y agilizar las tramitaciones del ingreso mínimo vital.