EFEMadrid

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha sostenido este martes que "la inacción y abandono" del Estado a las víctimas de la talidomida pone de manifiesto "las carencias" del sistema democrático en España y ha criticado la falta de mecanismos de justicia y reparación moral de los afectados por "una tragedia que sucedió durante el franquismo".

Lo ha afirmado en el pleno del Senado en respuesta a una interpelación de ERC que reclama al Gobierno medidas para garantizar la reparación moral y económica para los afectados por este fármaco alemán, dispensado a embarazadas para combatir las náuseas y que se retiró de los países en europeos en 1961 tras observarse que producía malformaciones a los recién nacidos, pero no se hizo en España hasta años después.

Al inicio de su intervención, Iglesias ha apuntado a la polémica sobre "la existencia o no de la plena normalidad democrática" en España y ha citado como ejemplo la iniciativa parlamentaria por la que tiene que responder y que revela, en su opinión, "las carencias de un sistema democrático" que "no siempre ha sabido hace justicia con las víctimas".

Ha criticado que la falta de reparación y justicia con las víctimas se haya arrastrado durante décadas de gobiernos democráticos lo que pone cuestión, en su opinión, "la salud democrática" de un país.

El vicepresidente ha apelado "a la obligación de los demócratas" de "reparar las injusticias que se han cometido" y en esta línea ha explicado que el ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 trabaja en un real decreto, aún pendiente de informes preceptivos y consultivos, con el que se pretende agilizar la solicitud de ayudas para el medio millar de afectados que aún quedan en España.

Ha dicho que espera que salga a la luz en "pocos meses", aunque ha avisado de que "la reparación económica y moral" de las víctimas "va a ser insuficiente" porque es necesario incidir desde el Gobierno, los grupos parlamentarios y las instituciones en otras cuestiones.

Iglesias, además, ha cargado contra la responsabilidad de la farmacéutica alemana a la que exige que "pida perdón", reconozca sus responsabilidades y haga frente a parte de las indemnizaciones.

Finalmente, ha remarcado que "es una tarea pendiente" del Estado el establecer "mecanismos de control" a las farmacéuticas para que "el interés económico" nunca se pueda volver a colocar delante del interés general de los ciudadanos.