EFEMadrid

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha defendido este martes que la crítica a los medios de comunicación "forma parte de la normalidad" en las sociedades democráticas y ha recalcado que "es tan legítima como la crítica al poder político".

Iglesias ha hecho esta afirmación en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntado por sus declaraciones cuestionando la labor de determinados periodistas.

Ha subrayado que en una democracia todos los poderes son objeto de crítica, incluido el poder mediático, y que cualquiera que tiene responsabilidades está "lógicamente" sometido tanto a la crítica como a los insultos en redes sociales.

"Es normal", ha asegurado y ha matizado que el derecho ofrece a todo el mundo instrumentos para defenderse si alguien se siente ofendido.

Ha diferenciado además las críticas de los señalamientos a los periodistas como los que, según ha dicho, "por desgracia han ocurrido en este país" en los mítines de Vox o por dirigentes como el actual portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto.

Preguntada también por este asunto, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha asegurado el respeto del Gobierno a los medios de comunicación como "vertebradores" del país.

Según Montero, "no hay ninguna duda" al respecto como, en su opinión, lo demuestran las más de 200 ruedas de prensa ofrecidas y las más de 1.600 preguntas contestadas durante la pandemia.

Por otra parte, Iglesias ha defendido que hay una serie de "hechos contrastados" que "no admiten discusión en el caso Dina, sobre el robo del móvil a una exasesora de Podemos.

Según ha relatado, son hechos "incontrovertibles" que a Dina Bousselham le robaron el teléfono en 2015, que una copia de la tarjeta apareció en el ordenador del excomisario José Villarejo y que éste se iba a reunir con varios periodistas.

También, que Villarejo declaró haber entregado una copia de la tarjeta a agentes de la "policía patriótica", cuya existencia durante el Gobierno del PP certificó una comisión de investigación, y que además había copias en varias redacciones periodísticas.

"A partir de aquí, es bastante evidente que en este país se ha atacado a mi formación para evitar que intentáramos entrar en el Gobierno", ha concluido.