EFEBarcelona

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, ha propuesto este jueves el nombre de Eva Granados, su número dos, para presidir el Parlament, un cargo que si los partidos independentistas alcanzan un acuerdo puede quedar en manos de JxCat o de la CUP.

"Es razonable que el partido que ha ganado las elecciones tenga la responsabilidad de presidir la cámara, para garantizar que es una cámara de diálogo y de debate pero que no es una cámara donde hacer frivolidades ni donde jugar a romper el Estado de Derecho", ha afirmado Illa, en la primera reunión del grupo parlamentario socialista tras las elecciones del 14F.

Fuentes socialistas han explicado a Efe que Illa ha anunciado también que la portavoz del grupo socialista en el Parlament será la diputada Alícia Romero, que en la anterior legislatura se encargaba de temas económicos, y la acompañará como portavoz adjunto Raúl Moreno, encargado de cuestiones de ámbito social.

El ahora portavoz adjunto del PSC, Ferran Pedret, será propuesto como secretario de la Mesa del Parlament, un puesto que en la anterior legislatura ocupaba David Pérez.

La primera en reaccionar a la propuesta de Illa de designar a Granados como presidenta del Parlament ha sido, en rueda de prensa, la vicepresidenta y portavoz de JxCat, Elsa Artadi, que ha calificado el anuncio de simple "acción propagandística" del PSC, sin opciones reales de prosperar por falta de apoyos.

Mientras tanto, en las filas independentistas siguen las deliberaciones sobre qué reparto de responsabilidades debe acordarse entre ERC, JxCat y la CUP.

La CUP ha abierto un debate interno para decidir si reclama la presidencia del Parlament, para "hacer frente a los ataques del Tribunal Constitucional a la soberanía" de la cámara, aunque ese puesto parecía reservado a JxCat si se acuerda investir a Pere Aragonès, candidato de ERC, como presidente de la Generalitat.

Xavier Pellicer, miembro del equipo negociador de la CUP tras el 14F, ha explicado que su formación quiere una presidencia del Parlament soberana, que no se deje "marcar por los tribunales españoles" y que sea "claramente antifascista".

En declaraciones a SER Catalunya, Pellicer ha asegurado que "de entrada" la CUP no ha puesto "ninguna línea roja, ninguna condición taxativa", en las negociaciones con ERC y JxCat, aunque la militancia sí "está debatiendo" si es el momento de reclamar la presidencia del Parlament.

Por su parte, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha abogado desde Catalunya Ràdio por iniciar "una legislatura estable y larga" que surja de un "frente amplio", en el que ha insistido en incluir a JxCat y los comunes, si bien estas dos formaciones se descartan como eventuales socios de Govern.

Junqueras ha animado a "anteponer intereses de país a intereses personales" y ha evitado posicionarse sobre si la CUP debería asumir la presidencia del Parlament.

En cambio, el expresidente socialista de la Generalitat José Montilla, en La 2 y Ràdio 4, ha pedido a ERC que use la "autoridad" que le da ser la primera fuerza independentista para imponer su estrategia sobre Junts y la CUP y "romper la dinámica de bloques".

A la espera de que se constituya el Parlament salido de las urnas y se elija a su presidente -el plazo límite es el 12 de marzo-, En Comú Podem ya ha avanzado el nombre de su próximo portavoz parlamentario, David Cid, con Susanna Segovia y Lucas Ferro como portavoces adjuntos de un grupo presidido por Jéssica Albiach.

Por su lado, el líder del PPC, Alejandro Fernández, ha rechazado sumarse a un "cordón sanitario" a Vox en el Parlament y ha acusado al PSC de hipócrita por querer aislar a los de Santiago Abascal en la cámara catalana después de que el Gobierno aprobara el decreto de fondos europeos en el Congreso gracias a su abstención.