EFEMadrid

La Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra han intervenido alrededor de 70 páginas web fraudulentas de venta de productos electrónicos y electrodomésticos y han detenido a los siete miembros de la red criminal responsable del fraude que se estima en cerca de 2,5 millones de euros y unas 4.000 víctimas.

La investigación de la denominada operación Tokio-Desla, se centró en el servidor en el que se alojaban las páginas web que pudo ser localizado e intervenido físicamente, ha informado la Guardia Civil.

Esto permitió inhabilitar el acceso a los contenidos de las distintas páginas web objeto de investigación, además de configurar un mensaje con los logotipos de los Mossos y de la Guardia Civil en el que se alertaba a los potenciales clientes de que la web en cuestión había sido intervenida.

De este modo, tan sólo en el día siguiente en el que se bloquearon las páginas web, se impidió que cerca de 1.000 potenciales víctimas accediesen a las mismas.

El dispositivo, puesto en marcha el pasado 27 de junio, llevó a cabo ocho entradas y registros, seis en domicilios y dos en locales, de municipios de Barcelona como Bigues i Riells, La Roca del Vallès, Lliçà d’Amunt y Granollers, en los que se intervinieron dispositivos electrónicos, ordenadores, diversa documentación, monederos de criptomonedas, discos duros y un servidor.

Las páginas intervenidas contenían ofertas de productos electrónicos y electrodomésticos como televisores, lavadoras y videoconsolas, e incluso piscinas portátiles o sofás con unos precios muy por debajo del habitual de mercado.

Además, sus creadores habían efectuado pagos considerables para posicionarlas en lugares destacados en los buscadores más utilizados, si bien existían multitud de comentarios y reseñas negativas publicadas en la red sobre estos sitios.

Las víctimas compraban el producto y realizaban la transferencia bancaria, pero nunca lo recibían, por lo que reclamaban el importe estafado, si bien no conseguían ponerse en contacto con los responsables por regla general.

En las contadas ocasiones en que lo lograban, éstos se excusaban, entre otras cosas, en el hecho de que los precios tan ventajosos se debían a compras compartidas de distintos proveedores y de grandes lotes de productos, que se irían despachando y entregando en los meses siguientes, lo que tampoco ocurría.

La investigación, en la que han participado la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, conjuntamente con los Mossos d'Esquadra de la División de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana Norte, continúa abierta y no se descarta la existencia de terceras personas vinculadas con estos hechos, así como de un mayor número de víctimas aún no identificadas.

Según estadísticas del Ministerio del Interior, las estafas por internet superan el 90 % de los delitos conocidos y siguen en aumento, por lo que se recomienda efectuar compras en páginas web seguras.