EFEMadrid

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido la acusación del vicepresidente Pablo Iglesias a Vox y ha aseverado que en política "es un acto de dignidad decir las verdades a la cara" y "más necesario que nunca" cuando la extrema derecha "lleva demasiadas semanas con una política de crispación y odio muy evidente".

Montero ha asegurado en una entrevista en TVE que "decirle cuatro cosas a la derecha a la cara" no es incompatible con poner en marcha políticas que mejoran la vida de la gente y en ese sentido, ha añadido, el trabajo del vicepresidente segundo es "encomiable".

A su juicio, la extrema derecha "rabia frente al avance de las políticas progresistas", ha destacado que a la derecha sólo le gusta la democracia cuando gobierna, no cuando está en la oposición, y ha criticado que el PP no haya presentado ni una sola propuesta para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Preguntada por si la estrategia de Iglesias al decirle a Vox que "le gustaría dar un golpe de Estado" se parece a la de la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, cuando se refirió al vicepresidente como "hijo de terrorista", Montero ha contestado que no le parece "muy sensato" comparar "a la extrema derecha con un demócrata".

A su juicio, lo grave de las declaraciones de Álvarez de Toledo es que criminalizan la lucha contra el franquismo y lanzan un mensaje "contra los demócratas que se jugaron el tipo para tener un país en libertad", que son "héroes nacionales": "Estamos llamando terroristas a los que Franco llamaba terroristas", ha lamentado.

Montero se ha referido a la aprobación este viernes del ingreso mínimo vital, ha contado que ha habido una "sensibilidad y voluntad común" en el Gobierno por sacarlo adelante "ya" y ha afirmado que protegerá a la ciudadanía más vulnerable.

La ministra de Igualdad también se ha pronunciado sobre la polémica en torno a la celebración de las manifestaciones del 8M, precisando que quería ser "muy prudente" porque hay un procedimiento judicial abierto, pero que es su "deber" valorarlo políticamente.