EFEBarcelona

JxCat ha asegurado que ERC no se ha puesto en contacto con el expresident catalán Carles Puigdemont para hablar de los avales exigidos por el Tribunal de Cuentas a los dirigentes independentistas, y ha precisado que los dos millones que han aportado los republicanos salvaguardan la responsabilidad solidaria que recae sobre el exconseller Raul Romeva (ERC).

ERC ha aportado unos dos millones de euros de los 5,4 que exige el Tribunal de Cuentas a casi una treintena de exaltos cargos del Govern por la promoción exterior del procés, la parte correspondiente a la etapa en que los republicanos estuvieron en la Generalitat, para evitar el embargo de sus bienes.

En concreto, los republicanos han avanzado la parte correspondiente a los gastos imputables a todos los altos cargos con responsabilidades de gobierno entre 2016 y 2017 en el ejecutivo liderado por Carles Puigdemont.

Ante este anuncio, Junts ha hecho público un comunicado para asegurar que "ERC ha presentado avales para salvaguardar la responsabilidad solidaria que recae sobre el conseller Raul Romeva y no ha presentado ningún otro aval individualizado".

"En ningún momento -añaden- se ha puesto (ERC) en contacto con el president Carles Puigdemont para ninguna gestión relacionada con este tema".

Junts asegura que "no hará partidismo en temas de solidaridad antirrepresiva" y destaca que trabaja en coordinación con la denominada Caja de Solidaridad, para garantizar los avales de "todos los encausados por el Tribunal de Cuentas sin excepciones. Esto incluye a los responsables del Govern entre 2011 y 2017".

El Tribunal de Cuentas anunció ayer que no aceptaba los avales por valor de 5,4 millones de euros formalizados por la treintena de exaltos cargos a través del Institut Català de Finances (ICF) y que procedería al embargo de los bienes que aportaron como avales en la causa por la promoción exterior del procés entre 2011 y 2017.

Tras esta decisión, los encausados han empezado a depositar propiedades inmobiliarias y bienes personales para garantizar las fianzas que se les reclaman, entre ellos el expresidente catalán Artur Mas, que ha presentado su piso de Barcelona.

Según fuentes republicanas, la cifra aportada por ERC se sitúa en unos dos millones de euros, la parte correspondiente a los gastos imputables a todas las personas que tuvieron responsabilidades de gobierno catalán entre 2016 y 2017, los únicos íntegros objeto de investigación por parte del Tribunal de Cuentas en que el partido republicano formó parte del ejecutivo catalán, entonces presidido por Carles Puigdemont.