EFEBarcelona

La número dos de JxCat al Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, ha hecho este miércoles un llamamiento a los socialistas para que no caigan en la tentación de "alterar las mayorías" del 28A para investir a Pedro Sánchez "por la puerta de atrás", sin necesitar el aval de los grupos independentistas.

Artadi, que ha participado en el ciclo de ruedas de prensa organizado por la Agencia Efe con alcaldables por Barcelona en las elecciones municipales del 26 de mayo, ha alertado de la posibilidad de que la Mesa del Congreso, presidida por Meritxell Batet, suspenda a los cuatro diputados presos de ERC y JxCat -Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull-, lo que podría facilitar, sin esos cuatro votos, la investidura del nuevo presidente.

La exconsellera de la Presidencia y candidata de JxCat ha acusado a los socialistas de ser "especialistas en esconder decisiones" y, por eso, les ha exigido "transparencia" para aclarar si piensan "alterar las mayorías" configuradas en las urnas el 28 de abril.

Según Artadi, "se puede dar la situación de que Pedro Sánchez se convierta en presidente por la puerta de atrás", lo que sería, ha dicho, "muy grave".

Ha instado en este sentido a Batet a aclarar si va a suspender a los cuatro diputados juzgados para "alterar las mayorías", porque "no le gustan los resultados" de las generales.

La exconsellera ha denunciado que no ve "diferencias entre socialistas, populares y Ciudadanos" en este asunto, si bien ha indicado que JxCat no va a desistir de "apostar por el diálogo" con el PSOE.

De momento, ha dicho, no ha habido "ningún contacto" con el PSOE ni para la investidura de Pedro sánchez ni para "retomar" el diálogo"; además, no observa "ningún interés" por parte de los socialistas para ello, ha añadido.

Artadi, que participó como consellera de Presidencia en las conversaciones entre el Gobierno y la Generalitat en la anterior legislatura, ha remarcado que Batet, siendo ministra de Política Territorial y Función Pública, "no protagonizó ninguna negociación", al tiempo que ha descartado que poner a una catalana al frente del Congreso sea un "gesto".