EFEBarcelona

La líder de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, ha dado este jueves por rotas las negociaciones que los comunes habían iniciado esta semana con ERC para la investidura de Pere Aragonès, por lo que JxCat recupera la llave para forzar una coalición de gobierno con los republicanos.

El pleno del Parlament ha sido escenario de un nuevo episodio de la montaña rusa que están viviendo las negociaciones para formar un nuevo Govern en Cataluña, tres meses después de las elecciones del 14F.

En apenas seis días, ERC ha pasado de dar por muertas las conversaciones con JxCat para reeditar la actual coalición a abrir una negociación con los comunes en busca de su apoyo a Aragonès y, finalmente, a tener que replantearse su estrategia, al constatar que, sin los votos de Junts, no habrá investidura.

Las relaciones quedaron muy tocadas el pasado sábado, cuando el candidato de ERC a la investidura, Pere Aragonès, anunció que ya no seguiría negociando un gobierno de coalición con JxCat, a la que acusa de dilatar la negociación, y que a partir de ahora solo contemplaría gobernar en solitario.

A tan solo 13 días de que expire el plazo límite del 26 de mayo para investir a un presidente de la Generalitat y eludir unas nuevas elecciones, ERC y JxCat aceptaron volver a la mesa de negociación ayer miércoles, empujados por la CUP como mediadora, y sellaron un acuerdo de mínimos para intentar desencallar la negociación.

Pero ese aparente deshielo entre ERC y JxCat ha irritado a los comunes, que se sienten engañados por los republicanos.

"Damos por rotas las negociaciones hasta que diga públicamente que Junts no entrará en el Govern, ni ahora ni en el resto de la legislatura", ha anunciado Albiach a Aragonès durante la sesión de control al ejecutivo en funciones en el pleno del Parlament, lo que aboca a ERC a buscar a toda costa los 32 votos a favor de JxCat.

Aragonès ha urgido a formar un nuevo Govern para no "desperdiciar" la actual mayoría a favor de la autodeterminación y la amnistía, ya que una repetición electoral solo beneficiaría "a los del bloqueo".

A diferencia de días anteriores, Aragonès ha evitado referirse a un Govern de ERC en solitario y ha instado a JxCat y los comunes a arremangarse para dar forma, junto a la CUP, a una mayoría parlamentaria que desbloquee su investidura.

El líder del grupo parlamentario de ERC, Josep Maria Jové, ha avisado a JxCat que el bloqueo en las negociaciones provoca "frustración" e "incomprensión absoluta" entre la ciudadanía.

En lugar de buscar el cuerpo a cuerpo con los republicanos por las tensiones negociadoras de los últimos días, el jefe de filas de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha pedido a Aragonès que impulse una "auditoría independiente" externa para evaluar la gestión de la pandemia que ha hecho el ejecutivo catalán.

Fuentes de JxCat han señalado que tanto el documento de mínimos firmado ayer por los independentistas como el portazo de Albiach a Aragonès deben "hacer reflexionar" a ERC para volver a negociar una coalición.

El líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha pedido a Aragonès que renuncie a ser investido president y que ceda paso a una mayoría alternativa de izquierdas liderada por los socialistas, con el apoyo externo de ERC: "Vayamos juntos, sin reproches y sin vetos", ha planteado.

Por su parte, el líder de Vox en el Parlament, Ignacio Garriga, ha señalado que en Cataluña ha habido una "escalada de inseguridad".

Carlos Carrizosa (Ciudadanos) y Alejandro Fernández (PPC) han recordado a ERC la manifestación independentista frente a su sede el pasado lunes, en la que probaron "su propia medicina".

Desde la CUP, el diputado Daniel Cornellà ha afirmado que su principal reto es "empujar" al Parlament y al Govern "hacia la ruptura": "Tenemos mucha prisa por avanzar hacia la independencia".

Y en plena cuenta atrás para investir al nuevo president antes de que expire el plazo límite del 26 de mayo, el juzgado de instrucción número seis de Tarragona ha dictado una orden de detención para la diputada de la CUP en el Parlament Laia Estrada, para que acuda a declarar por su participación en una protesta del 21 de diciembre de 2018, al no haber declarado voluntariamente en dos ocasiones.

Por su parte, en declaraciones a La 2 y Ràdio 4, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha amenazado a ERC y JxCat con dejar de "acompañarlos" en cualquier mesa para definir la estrategia independentista, si no son capaces de ponerse de acuerdo y acaban arrastrando a Cataluña a una repetición electoral en julio.