EFETossa de Mar (Girona)

La alcaldesa de Tossa de Mar (Girona), Imma Colom (JuntsXTossa), se vacunó el pasado 12 de enero contra la COVID-19 en el geriátrico del municipio, por lo que el grupo de Tossa Unida, en la oposición, ha reclamado este miércoles la convocatoria de un pleno extraordinario para su reprobación.

Colom acudió al geriátrico a vacunarse y el Ayuntamiento de Tossa colgó en las redes sociales una fotografía del momento, en la que se ve a la alcaldesa protegida con un gorro y doble mascarilla.

Tossa Unida considera que la alcaldesa se vacunó “adelantándose a la orden que se ha establecido por las autoridades sanitarias, sin ser grupo prioritario en esta vacunación”, y también ha denunciado que en el pleno del pasado día 19, cuando la oposición le preguntó por este asunto, replicó que se sentía "muy orgullosa" de lo que había hecho.

Este grupo de la oposición recuerda que aunque Imma Colom es médico de profesión ocupa el cargo de alcaldesa con una dedicación del 95 % de la jornada, y consideran que lo ocurrido “es un ejemplo más del mal uso que están haciendo algunos políticos y cargos públicos de la vacunación”.

Para Tossa Unida se trata de una “vacunación injustificada” y de un “acto de insolidaridad” y de “falta de respeto para el resto vecinos y vecinas”.

Desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tossa sostienen que Colom es doctora del Centro de Atención Primaria (CAP) de la localidad desde hace décadas –ahora en excedencia- y que desde que abrió el geriátrico hace 17 años, cuando el CAP está cerrado entre semana o fines de semana y hay una emergencia, ella acude de forma voluntaria para prestar servicio.

Sería el caso aseguran, por ejemplo, del pasado sábado por la tarde, cuando también se requirieron sus servicios.

Argumentan desde el consistorio que también acude a “certificar la defunción” cuando hay alguna muerte por las noches, y mantiene en general una colaboración con la residencia, por lo que acude allí a menudo.

Estas circunstancias llevaron a la dirección del geriátrico a proponer que Colom se pusiera la vacuna, igual como se habría hecho, sostienen, con peluqueras, podólogas y profesionales de otros servicios que acuden al geriátrico, “con la intención de proteger a los ancianos de posibles contagios”, aseguran