EFEBarcelona

La Audiencia de Barcelona ha iniciado los trámites para averiguar si PDeCAT y JxCAt son sucesoras de CDC y, como tales, deben asumir el pago de los 6,6 millones de euros decomisados a la extinta formación por el cobro de comisiones ilegales a través del Palau de la Música.

En un auto, la sección décima de la Audiencia de Barcelona acuerda abrir una pieza separada para resolver sobre la sucesión de CDC y, para ello, requiere los planes de liquidación del concurso presentado por el extinto partido, la inscripción de JxCat como formación y su certificación electoral.

De esa forma, el tribunal pretende dar respuesta a la petición de la acusación particular ejercida por la Fundació Palau de la Música y el Orfeó Català en el caso del expolio del Palau de la Música para que se reclame a JxCat y a PDeCAT, como herederas de CDC, los 6,6 millones que debe devolver por el cobro de comisiones.