EFEMadrid

El PP ha rebajado hoy las expectativas de la comisión territorial, que ha quedado constituida esta mañana en el Congreso, al advertir de que no está entre sus objetivos la reforma de la Constitución sino, simplemente, modernizar y evaluar el Estado autonómico.

Esta comisión, impulsada por el PSOE y presidida por el socialista José Enrique Serrano, se ha conformado, tal y como se preveía, con las ausencias de Podemos y los nacionalistas (PDeCAT, ERC y PNV) y el apoyo de PP y Ciudadanos, aunque ambos partidos han limitado sus aspiraciones de promover una reforma constitucional.

"A lo que viene la comisión es a hablar de la modernización y evaluación del Estado autonómico. Que nadie espere de nosotros otra cosa", ha avisado el secretario general del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, quien ha puntualizado: "No venimos con la idea de reformar la Constitución".

También el portavoz de Ciudadanos en este órgano, Ignacio Prendes, ha dicho llegar con "expectativas a la baja" a esta comisión, y ha criticado que se pretenda preparar "una pista de aterrizaje" a los secesionistas que "han dado un golpe a la democracia".

Las afirmaciones de PP y Ciudadanos contrastan con la intención expresada por el presidente de la comisión, Enrique Serrano, en la sesión constitutiva, de trabajar "sin peajes indebidos a nadie" y con la "gran responsabilidad" de plantear propuestas para mejorar y modernizar el Estado autonómico.

Propuestas que, a juicio de Serrano, "podrían exigir" cambios en las leyes incluida la reforma de la propia Constitución, "con la atención excepcional que requiere".

Serrano también se ha mostrado esperanzado de que los partidos ausentes hoy se incorporen pronto. Llamamiento que también ha hecho la presidenta del Congreso, Ana Pastor, al objeto de poner "cosas en común y positivas para el futuro de España".

La comisión territorial, que fue planteada por el PSOE como antesala de la reforma constitucional, está integrada por un total de 27 miembros y cuenta con una mesa integrada exclusivamente por socialistas y populares, ya que Ciudadanos no ha querido participar.

Aparte de Serrano, integran la mesa las diputadas populares Alicia Sánchez-Camacho, como vicepresidenta primera, y Susana López Ares, segunda, así como Sofía Hernanz, secretaria primera, y Jaime de Olano, secretario segundo.

El jueves de la próxima semana, la comisión inicia su andadura con una primera reunión de la Mesa y los portavoces para diseñar aprobar en el plan de trabajo, en el que pretenden incluir comparecencias de expertos.

Entre ellos, está previsto que los primeros comparecientes sean los "padres" de la Constitución aún con vida: Miquel Roca, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez-Llorca, que podrían ir seguidos de los presidentes autonómicos, incluso algunos expresidentes.

La vicesecretaria general del PSOE y portavoz en la comisión, Adriana Lastra, ha expresado su compromiso de comenzar a trabajar "cuanto antes" para "en seis meses empezar a preparar las conclusiones y abrir después la reforma de la Constitución que necesita nuestro país".

Lastra ha insistido en que los socialistas están "dispuestos a hablar de todo", incluida la constitucionalidad de los principios de financiación, la suficiencia financiera y la financiación municipal.

Compromís se ha sumado hoy a participar en esta comisión por considerar su portavoz, Joan Baldoví, que si se habla de un nuevo modelo autonómico "los valencianos tienen que estar presentes".

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha desacreditado la comisión territorial por entender que "no es el momento más sensato" para ponerla en marcha, cuando los exconsellers de la Generalitat permanecen en la cárcel.

No obstante, ha admitido que en una comisión de estas características deberían estar todos los grupos.

Un paso más ha dado el PNV que si bien no está en la comisión, su portavoz parlamentario, Aitor Esteban, ha dejado abierta la puerta a incorporarse más adelante porque "abrir una puerta al diálogo siempre es positivo".

Más pesimista se ha manifestado la portavoz de Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia, quien ha afirmado que la comisión no tiene recorrido "a no ser que sea en sentido negativo" y ha augurado que puede suponer una "regresión" del Estado de las autonomías.