EFELas Palmas de Gran Canaria

La consejera canaria de Derechos Sociales, Noemí Santana, ha reprochado a la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, "que recurra al populismo fascista" en la crisis migratoria que afecta a las islas, al amenazar con sanciones a los hoteles que albergan a inmigrantes, menores no acompañados entre ellos.

"Es muy preocupante que una representante institucional, la alcaldesa de Mogán, recurra al populismo fascista en medio de una situación de emergencia para desviar la atención de sus graves problemas legales. Quiere dejar a niños y niñas en la calle, solo por ser inmigrantes", ha aseverado Santana (Podemos) respecto al ultimátun de Bueno (Ciudadanos para el Cambio, Ciuca), a quien investigan por un supuesto delito electoral.

La regidora del Ayuntamiento de Mogán, municipio grancanario donde se encuentra el muelle de Arguineguín, ha instado este jueves al Ministerio de Migraciones a reubicar en recursos humanitarios del Estado a los 3.471 inmigrantes que aloja en 10 hoteles de esta localidad antes de fin de año y ha advertido que sancionará con entre 30.000 y 300.000 euros a los establecimientos turísticos que sigan dando cobijo a estas personas a partir de esa fecha.

Bueno ha explicado en una rueda de prensa que pone como límite a esta ocupación el 31 de diciembre porque ese día vencen los contratos que Migraciones ha firmado con los hoteles que utiliza para la acogida de inmigrantes ante la inexistencia de plazas públicas suficientes para absorber el repunte migratorio que afecta con especial intensidad a Gran Canaria.

Según la alcaldesa, el Estado se gasta 300.000 euros diarios en alojar a las personas que llegan en patera en complejos turísticos de Canarias por no utilizar otro tipo de instalaciones, por lo que ha avisado de que "la solidaridad como negocio tiene fecha de caducidad: el 31 de diciembre de 2020, porque el Gobierno tiene que actuar".

La regidora ha precisado que diez hoteles de Mogán albergan en la actualidad a 3.471 personas, entre los que figuran 496 menores no acompañados -cuya tutela corresponde al Gobierno canario- y otro grupo de 90 personas con la covid-19, a los que se suman otros 2.500 africanos llegados en patera que están acogidos en otros cuatro hoteles de San Bartolomé de Tirajana y entre los que no hay positivos, según ha informado su edil de Turismo, Alejandro Marichal (CC).