EFEBilbao

Cuatro personas han sido detenidas hoy por la Guardia Civil en Bizkaia por enaltecimiento del terrorismo, acusadas de homenajear a la etarra Lucía Urigoitia, quien aparece en el listado de víctimas elaborado por el Gobierno Vasco.

La Guardia ha practicado los arrestos en la denominada operación Lekanda, dirigida contra actos de homenaje a miembros de ETA que suponen un ataque a las víctimas, según ha informado el Ministerio del Interior.

Los detenidos están acusados de organizar, dirigir y coordinar el acto de homenaje realizado el pasado 25 de julio en Otxandio (Bizkaia) -donde se ha desarrollado el operativo- a Lucia Urigoitia Ajuria, miembro del comando Donosti de ETA que falleció el 22 de julio de 1987 en un enfrentamiento armado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el municipio guipuzcoano de Pasaiak.

El citado acto se celebró con motivo de las fiestas patronales de Otxandio y consistió en una concentración de un centenar de personas vinculadas con la izquierda radical abertzale en una plaza de esta localidad.

Los agentes han registrado con el preceptivo mandamiento de la Audiencia Nacional un local juvenil de Otxandio donde estaban almacenados los elementos utilizados en el acto de homenaje a la terrorista fallecida.

El registro se ha llevado a cabo en presencia de tres de los cuatro detenidos.

Lucía Urigoitia está incluida en el informe de víctimas del terrorismo y de la violencia elaborado por el Gobierno Vasco y el "retrato" de su caso fue entregado el pasado viernes por el lehendakari, Iñigo Urkullu, al alcalde de la localidad vizcaína para que organizara actos en su recuerdo.

Urigoitia figura en los "Retratos municipales de las vulneraciones del derecho a la vida en el caso vasco" dentro del apartado de "Otros casos que necesitan mayor contraste e investigación", y que el pasado viernes el lehendakari entregó a los alcaldes vascos en un acto en Bilbao.

El "retrato" del Gobierno Vasco recoge que "el magistrado juez titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Donostia consideró que la difunta fue alcanzada 'por dos disparos en dos momentos distintos' y que la bala que le atravesó la cabeza fue disparada con una metralleta cuyo cañón se encontraba en ese momento 'prácticamente tocando la piel'. Hubo imputaciones por falsificación de pruebas y una intervención extrajudicial en la vivienda del juez para sustituir un casquillo de bala".

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho sobre estas detenciones que la Ley establece que "el Estado y las instituciones públicas en general tienen el deber de amparar y proteger el derecho de las víctimas a su dignidad y oponerse a todo acto que signifique enaltecimiento de los terroristas y humillación de las víctimas".

Fernández Díaz, que ha participado en San Sebastián en un homenaje a tres funcionarios de la prisión de Martutene asesinados por ETA, ha precisado que la operación en Otxandio responde a una "decisión de la Audiencia Nacional y de la Fiscalía".

En una rueda de prensa en Bilbao, el portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha considerado que en el caso de Urigoitia se puede "deducir que se trató de una ejecución extrajudicial" y ha denunciado que las detenciones de hoy las han realizado "los mismos que la mataron".

Barrena, que ha reclamado la puesta en libertad de los detenidos y llamado a participar en las protestas que se convoquen, ha afirmado que la actuación de la Guardia Civil "retrotrae a la impunidad de otros tiempos" y hace que la independencia de Euskadi sea una "necesidad, no una opción".

Aralar ha opinado que las detenciones responden a un intento del Gobierno de "imponer un único relato manipulado sobre el conflicto político vasco".