EFEMadrid

El presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y candidato a la reelección, Abel Caballero, ha exigido una financiación local negociada "en paralelo" a la autonómica y ha advertido de que los ayuntamientos no asumirán "ni una competencia más sin recursos y sin ser escuchados".

Caballero ha realizado estas declaraciones este sábado durante la inauguración del XII Pleno de la FEMP, al que ha asistido también el ministro de Agricultura y responsable de Política Territorial, Luis Planas, quien ha subrayado la necesidad de abordar la financiación local "junto o inmediatamente después" de la autonómica.

"Queremos diálogo, Estado. No reclamamos poder, reclamamos el bienestar de la ciudadanía", ha defendido el alcalde de Vigo y candidato socialista.

Ha insistido en reclamar la negociación al mismo tiempo de los nuevos sistemas de financiación de las ayuntamientos y las comunidades autónomas.

"Se tiene que acabar el que quedemos para el final para coger lo que otras instituciones decidan que no es de ellos. No queremos ser residuales (...), porque todos somos Estado", ha advertido y ha incidido en la "profunda capacidad vertebradora" de los 8.131 alcaldes que hay en España.

A diferencia de las comunidades autónomas, ha recalcado, los ayuntamientos son "financiera y fiscalmente corresponsables" y recaudan con sus impuestos el 63 por ciento de lo que suponen sus gastos.

El dirigente socialista ha señalado además que la financiación local debe dar respuesta a las nuevas necesidades de los ciudadanos y ha asegurado que quieren asumir nuevas competencias, siempre que lleven aparejadas los recursos precisos para ejercerlas.

Según se ha quejado, algunas comunidades autónomas "centrifugan" responsabilidades hacia los ayuntamientos sin darles recursos, una situación que van a "combatir" colectivamente desde la FEMP.

"Cada vez que un comunidad autónoma ceda una competencia o el ejercicio de la competencia a un ayuntamiento, no lo vamos a asumir si no viene con su coste efectivo adosado", ha avisado.

Como muestra de la "capacidad total" de gestión y la responsabilidad de los municipios, ha incidido en que entre 2013 y 2018 la administración local fue la única que cumplió con la estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto, lo que demuestra que es "seria y solvente".

Sin embargo, ha recalcado, se da la paradoja de que los que cumplen están vigilados y los que vigilan no cumplen.

"Eso no nos gusta", ha insistido Caballero, que ha explicado que, por eso, mantienen su demanda de mayor autonomía para gastar los más de 40.000 millones de euros que ayuntamientos y diputaciones tienen de remanente.

Ha advertido de que no quieren que nadie gaste su superávit, sino que sea decidido por cada municipio y "sin que se ejerza ningún control sobre cómo o cuándo".

Además ha recordado que el Estado les debe 2.000 millones de euros por la participación en los tributos estatales y por las entregas a cuenta.

El ministro ha admitido que el reforzamiento de los ayuntamientos y las diputaciones es una de las primeras y más acuciantes políticas de Estado y que "como tal, hay que abordarlo".

Ha asegurado que el Gobierno entiende su "papel clave" y se ha comprometido a "mimar" a la FEMP, porque el mundo local necesita una federación "fuerte, dinámica y representativa".

El alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez Almeida, que también ha intervenido en la inauguración, ha incidido en que hay que reconocer a la FEMP como el "cauce de colaboración" de los ayuntamientos y ha recordado que en la política local está "el consenso que el país necesita para que lo mejor esté por venir".