EFEMadrid

La Guardia Civil ha puesto el foco en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) al insinuar en un nuevo informe a la jueza del 8M que esta institución no ha aportado toda la información que dispone, de manera que "podrían faltar documentos" claves para la investigación.

Esta es una de las conclusiones de un segundo informe de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso Efe, entregado a la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, para ampliar el primer informe y subsanar algunos errores.

En uno de los apartados del informe, que consta de 200 páginas, los investigadores sospechan que el CCAES no ha aportado toda la información que dispone sobre la pandemia con anterioridad al 8M, como así lo requirió la Policía Judicial en un oficio dirigido a su director Fernando Simón el 16 de abril

Dice que "a pesar de solicitar en el oficio que participen todas las recomendaciones, instrucciones o directrices sanitarias que en el marco de la crisis sanitaria generada por el COVID-19 fueran efectuadas, de la documentación aportada se deduce que podrían faltar documentos en relación con dicha información".

Los agentes llegan a esta conclusión al observar que en el canal de comunicación con el Centro existen "direcciones de correo adicionales" asociadas al CCAES y "distintas a las dos facilitadas", entre ellas la del propio director Fernando Simón, "de la que no ofrecen información alguna".

Añaden que "no se observa ninguna información por parte del Centro de que esos sean todos los correos efectuados en el marco de la crisis sanitaria (...) ni tampoco el número total de cuentas de correos existentes" desde las que se pudiera efectuar comunicaciones, "hecho que despejaría toda duda de la totalidad de la información aportada".

Lo que hace el Centro es limitarse a señalar que "se incluye toda la información localizada hasta la fecha" y que "cualquier otra documentación que se identifique de interés de aquí en adelante, se pondrá en conocimiento de la unidad".

Para la Guardia Civil "esto arroja una sensación de incertidumbre" y de "imprecisión" ya que deja abierta la posibilidad de identificar posteriormente documentación adicional de interés.

Al margen de estas insinuaciones, los investigadores llaman la atención sobre los constantes retrasos de Simón para entregar la información solicitada, desde que se le remite el oficio el 16 de abril directamente el Ministerio de Sanidad.

Según recoge el informe, el 5 de mayo un funcionario de Sanidad próximo a Simón aseguraba tener toda la información lista para entregarlas a los agentes el 11 o 12 de mayo, pero al llegar esa fecha se pospone, a pesar de asegurar desde el Ministerio "tener toda la documentación preparada a falta de la supervisión" de Simón.

Después existió un nuevo compromiso del Centro para llamar a los agentes el día 20 para entregarles la documentación, extremo que nuevamente no se produjo. Y llega el día 21, cuando comparecen los agentes ante la jueza, y desde el Centro "siguen sin remitir la documentación solicitada ni ponerse en contacto por ningún medio".

Ante esta situación, la jueza instó a los agentes a personarse in situ en las instalaciones del CCAES para que se les entregara todos los documentos. Una vez allí, Simón así lo hizo.