EFEBarcelona

La Guardia Urbana de Barcelona detuvo a última hora de ayer a tres personas por desórdenes públicos al acabar la manifestación convocada en la capital catalana por la libertad de expresión, según fuentes municipales.

La manifestación convocada por la libertad del rapero Pablo Hasel y de los detenidos en los disturbios de las últimas semanas reunió a varios centenares de personas (unas 750 personas, según la Guardia Urbana) y concluyó por primera vez sin incidentes graves, aunque se vivieron momentos de tensión.

La movilización, impulsada por los llamados Comités de Defensa de la República y por organizaciones como Arran, vinculada a la CUP, llevaba como lema "Fins que caiguin" (Hasta que caigan), y comenzó en la plaza Tetuán de Barcelona, tras lo que comenzó un recorrido por varias calles de la capital catalana.

Tras recorrer diversas calles del centro de la ciudad, los manifestantes cambiaron de rumbo varias veces y avanzaron hacia paseo de Gràcia de Barcelona, aunque los Mossos d'Esquadra les impidieron acceder al escenario de saqueos en protestas anteriores.

Los manifestantes dieron la vuelta y tras recorrer varias calles se disolvieron en torno a la plaza Lesseps, donde tuvieron lugar las tres detenciones.