EFEMadrid

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin han decidido, "de común acuerdo, interrumpir su relación matrimonial", según aseguran ambos en un comunicado remitido a EFE seis días después de que se conocieran las fotografías en las que se veía al exduque de Palma de la mano con otra mujer.

"De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean. Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin", reza la breve nota firmada por los dos.

Los exduques de Palma no han dado más detalles sobre los términos de su separación y han optado por la fórmula “interrumpir su relación matrimonial” para formalizar su decisión después de más de 24 años de su boda en Barcelona.

A la salida del despacho de abogados donde trabaja en Vitoria, Urdangarin no ha querido ir más allá de lo que recoge el comunicado.

“Ya está todo dicho”, ha respondido el exdeportista a las preguntas de los numerosos periodistas y cámaras que le esperaban.

La separación tiene lugar después del revuelo que suscitaron las fotografías publicadas el pasado miércoles por la revista “Lecturas” en las que se veía a Urdangarin paseando de la mano con Ainhoa Armentia, compañera de trabajo en el bufete de Vitoria y madre de dos hijos.

Las imágenes se tomaron el pasado 11 de enero en la playa de Bidart (Francia), donde la familia Urdangarin tiene una residencia de verano.

Al día siguiente de la publicación, el exjugador de balonmano, que el pasado 15 de enero cumplió 54 años, hizo unas declaraciones a los medios en los que daba a entender la crisis de su relación con Cristina de Borbón.

“Las cosas pasan y lo vamos a gestionar de la mejor manera posible. Es una dificultad que gestionaremos con la máxima tranquilidad y juntos, como siempre hemos hecho", comentó Urdangarin en Vitoria.

La última vez en que se le vio junto a la infanta Cristina fue a finales de año en la estación de esquí de Baqueira (Lleida), donde pasaron unos días de vacaciones con sus hijos -Juan, de 22 años; Pablo, de 21; Miguel, de 19, e Irene, de 16.

En Navidades también estuvieron en la capital alavesa para pasar las fiestas con la madre de él, Claire Liebaert, y con otros familiares.

Desde que se conocieron las fotografías de Urdangarin con Armentia, la hermana de Felipe VI no ha hecho ninguna aparición pública.

De sus hijos, Pablo, quien vive en Barcelona, es el único que ha hablado sobre la situación de sus padres y de la conveniencia de abordar el asunto en el seno familiar.

A preguntas de los medios, Armentia no ha querido pronunciarse hoy sobre su relación con el exduque.

A su llegada al trabajo, la compañera de bufete del exduque ha suplicado a los medios que se deje tranquilos a sus allegados: “Os pido por favor que respetéis la intimidad de mi familia”.

Urdangarin se incorporó a trabajar como consultor en el despacho Imaz&Asociados el pasado 4 de marzo, tres días después de su ingreso en la prisión provincial de Álava tras pasar al régimen abierto.

El exjugador de balonmano fue condenado a 5 años y 10 meses por corrupción en el caso Nóos e ingresó en la cárcel de mujeres de Brieva (Ávila) en junio de 2018.

En enero de 2021, fue trasladado al Centro de Inserción Social (CIS) de Alcalá de Henares (Madrid) y a los pocos días, recibió el tercer grado penitenciario.

Durante el juicio por el caso Nóos y su encarcelamiento, la infanta siempre estuvo al lado de su marido.

"Confío plenamente en él y en su inocencia", confesó durante su declaración ante el tribunal en marzo de 2016.

Cristina de Borbón, de 56 años, trabaja para la Fundación La Caixa y mantiene su residencia en Ginebra (Suiza), donde vive con su hija Irene.

La separación se ha conocido mientras Felipe VI volaba a Puerto Rico con motivo del 500 aniversario de la fundación de su capital, San Juan.

La Casa del Rey ha declinado hacer cualquier pronunciamiento tras recordar que han sido la infanta y Urdangarin los autores del comunicado.

Ambos dejaron de ser miembros de la Familia Real cuando Felipe VI fue proclamado en junio de 2014.

Al año siguiente, para marcar distancias, retiró el Ducado de Palma a su hermana, quien no renunció a sus derechos dinásticos y sigue siendo la sexta en la línea de sucesión al trono.

La separación de la hija menor de los reyes Juan Carlos y Sofía se une a la de su hermana, infanta Elena, quien acordó “el cese temporal de su convivencia matrimonial” con Jaime de Marichalar en noviembre de 2007, y dos años y medio después, en enero de 2010, firmaron el divorcio.